Más de 2.000 personas despiden al cura asesinado por los yihadistas

Pallbearers carry the coffin of slain French parish priest Father Jacques Hamel after a funeral ceremony at the Cathedral in Rouen, France, August 2, 2016. Father Jacques Hamel was killed last week in an attack on a church at Saint-Etienne-du-Rouvray nea
|

Más de 2.000 personas acudieron ayer al funeral organizado en la catedral de Ruan para despedir al sacerdote Jacques Hamel, asesinado la semana pasada en el asalto de dos terroristas islamistas en una iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray, en la región de Normandía, en el noroeste de Francia.
Una larga procesión ha acompañado el féretro con los restos de Jacques Hamel, que fue degollado en el altar de su iglesia el pasado 26 de julio.
El ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, ha acudido en representación del Ejecutivo, si bien el acto también congregó a numerosas autoridades regionales y locales.
La misa ha estado presidida por el arzobispo de Ruan, Dominique Lebrun, y se pudo seguir tanto en el interior de la catedral como en las inmediaciones, gracias a la instalación de varias pantallas. Junto al templo también se depositaron ofrendas en recuerdo de Hamel, tal y como explicaron medios de comunicación galos.

intimidad
La diócesis de Ruan confirmó que los restos del sacerdote serán enterrados “en la más estricta intimidad familiar” en un lugar que no ha sido desvelado, por lo que la misa celebrada ayer en la catedral se ha convertido en la principal despedida pública para la única víctima mortal del ataque terrorista de la semana pasada.
El atentado fue atribuido a Adel Kermiche y Abdel-Malik Petitjean, dos jóvenes franceses de 19 años que juraron lealtad al grupo terrorista Estado Islámico.
El ataque tuvo lugar menos de dos semanas después de que otro terrorista embistiese con su camión a cientos de personas en el centro de Niza durante los festejos de la fiesta nacional y provocase 84 muertos.

Más de 2.000 personas despiden al cura asesinado por los yihadistas