Kaká, llegar... y besar el santo

objeto de deseo del entrenador deportivista
|

 

“Si el míster necesita que juegue ya mañana, yo voy a estar al cien por cien”. Así de contundente se mostró Claudiano Bezerra da Silva ‘Kaká’ durante su presentación como nuevo jugador del Deportivo.

Nada más finalizar su primera sesión de entrenamiento con la plantilla blanquiazul, en la ciudad deportiva de Abegondo, el defensa central brasileño, acompañado por el personal del Deportivo, se desplazó hasta el Playa Club, donde, a las 13.45 horas, fue presentado por el presidente de la entidad herculina, Augusto César Lendoiro, como nuevo jugador de la escuadra coruñesa.

En su primera comparecencia ante los medios de comunicación, el ‘canarinho’ demostró tener muy claro cuál es su objetivo en el Deportivo.

“Estoy aquí para jugar. Yo solo no voy a conseguir hacer las cosas, pero estoy aquí para que entre todos juntos consigamos ganar partidos y sumemos puntos que son muy importantes para nosotros”, resumió el veterano futbolista, quien se ofreció a vestirse de corto esta misma tarde si hace falta, debido a las bajas de Marchena y Aythami en el eje de la retaguardia.

“Si el entrenador me necesita, yo estoy preparado para jugar mañana, porque me he estado entrenando muy fuerte”, aseguró el brasileño, quien se describió como un defensa “fuerte”.

“Trabajo mucho para que los demás me respeten. Soy muy fuerte cuando hay que serlo y muy tranquilo cuando es necesario”, manifestó antes de reconocer lo ilusionado que se halla de compartir vestuario de nuevo con Domingos Paciencia, a quien ya tuvo de entrenador en el Académica de Coimbra y en el Sporting Braga.

“Estoy contento de tener la oportunidad de volver a estar con Domingos, que es un entrenador con el que me gusta mucho trabajar”, sentenció.

Apenas doce horas como jugador del Depor y dos sesiones con su nueva escuadra bastaron a Domingos Paciencia para decantarse por Kaká para suplir la baja por lesión de Carlos Marchena.
Ni Pablo Insua ni el ‘reconvertido’ Jesús Vázquez, al que el técnico portugués ha aleccionado como central durante las dos últimas semanas por si tenía la necesidad de echar mano de él para completar el eje de la zaga debido a tantas lesiones. Finalmente, parece que el elegido será el último en incorporarse a la plantilla.
El brasileño aterrizó el miércoles en A Coruña, el jueves por la mañana pasó las pruebas médicas y se ejercitó en solitario en Riazor, por la noche selló su contrato de cesión al Depor y ayer por la mañana completó su único entrenamiento con el grupo.
Más que suficiente. Al técnico del cuadro herculino le valió con la sesión de ayer en Abegondo para darse cuenta de que el ‘canarinho’ está preparado para saltar a la acción.
Domingos incluyó a Kaká en el presumible once inicial y lo cierto es que el veterano futbolista no desentonó.
El brasileño alternó su presencia en el equipo titular con el canterano Pablo Insua durante el entrenamiento. Sin embargo, parece que será el recién llegado el que formará junto a Zé Castro en el Coliseum Alfonso Pérez.
El último refuerzo blanquiazul no puede pedirle más a su nueva aventura, puesto que lo suyo sí ha sido llegar y besar el santo. n    i.z.

 

Kaká, llegar... y besar el santo