¿Aviso o reclamación? El misterio de Viladesuso

El Ideal Gallego-9999-99-99-999-7a6bb9df
|

Las señales de tráfico han sido diseñadas, según se explica en las autoescuelas, para que puedan ser interpretadas por todo aquel que ha logrado superar el temario correspondiente y dispone de licencia para conducir dispositivos con ruedas y motor, sea en el lugar del mundo que sea.
Sin embargo, como en toda obra humana, existen excepciones a esa regla universal. Hay un lugar en el ayuntamiento de Betanzos, en concreto en la parroquia de Piadela, en el núcleo de Viladesuso, en el que por muchas vueltas que se le dé es imposible si lo que pretende transmitir la señalética, situada en la carretera que enlaza la localidad bergondesa de Guísamo con Guiliade, es que el conductor se tome con más calma la velocidad que puede alcanzar su vehículo, por la sanción económica que podría acarrear, o exige a los automovilistas que respeten los límites que marcan las señales.
Las tres placas están escritas a mano, pero completamente legibles para los conductores que circulen por la zona, con la palabra “radar” en letras mayúsculas.
La autoría es desconocida. No se sabe si es obra de algún vecino de Viladesuso, que cansado de que los coches circulen a excesiva velocidad, pretende con la amenaza de una multa de tráfico que se respeten las normas o si fue alguien que sí transitaba por ese tramo sin atenerse al reglamento de circulación y tuvo un encuentro poco placentero con agentes de la Guardia Civil.
La duda no ha podido ser despejada a pesar de las indagaciones realizadas entre los vecinos de la zona, a los que tampoco parece preocuparles en exceso este hecho anecdótico.
El tramo en el que se encuentran las tres señales pintadas es una especie de valle entre dos pendientes en las que los vehículos pueden llegar a alcanzar altas velocidades con el peligro que esto entraña tanto para los propios automovilistas como para los peatones que suelen caminar por la zona.

mejoras en guísamo
Se da la circunstancia de que en ese mismo vial, pero ya en el municipio de Bergondo, la agrupación local del Bloque Nacionalista Galego reclama que se realicen obras para mejorar la seguridad de los peatones y conductores.
El tramo para el que reclaman mejoras se encuentra en uno de los accesos a Guísamo y que se caracteriza por la escasa anchura de la calzada.
Es habitual contemplar como los vehículos que circulan en sentidos opuestos tienen que ceder el paso para poder continuar la marcha. Por este motivo, el BNG exige al equipo de gobierno, que preside Alejandra Pérez, que solicite a la Diputación que amplíe la calzada y que también construya una senda peatonal. n

¿Aviso o reclamación? El misterio de Viladesuso