Los estudiantes sufren ataques y rompen el diálogo con el Gobierno de Hong Kong

ALE06 HONG KONG (CHINA), 03/10/2014.- Un joven a favor del movimiento prodemocrático que se vive en Hong Kong, fotografiado tras resultar herido en la zona de Mong Kok en Hong Kong, China, hoy, viernes 3 de octubre de 2014. Cientos de personas en c
|

Los estudiantes que lideran las protestas prodemocráticas de Hong Kong anunciaron ayer la suspensión del diálogo con el Gobierno que habían aceptado en la madrugada sobre el futuro político de la isla.
Esta decisión responde a los episodios de violencia registrados cuando grupos de manifestantes fueron atacados por ciudadanos contrarios a sus demandas frente a la pasividad de las autoridades, según señalaron las organizaciones que lideran las protestas.
“No tenemos otra opción que suspender el diálogo, después de que el Gobierno y la Policía dieran la espalda hoy a actos violentos de grupos dirigidos contra los manifestantes”, anunció la Federación de Estudiantes de Hong Kong, una de las organizaciones promotoras de la movilización.
Numerosos grupos de ciudadanos antiprotestas atacaron ayer a manifestantes en las zonas de Causeway Bay y de Mong Kok, esta última uno de los barrios de más densidad de población, en las que se vivieron las situaciones más tensas de esta jornada, la sexta desde que comenzaron las protestas.
Casi un millar de ciudadanos acorralaron a un centenar de estudiantes en Mong Kok, y trataron de desmontar sus tiendas colocadas en la calle.
Agentes de la Policía organizaron una cadena humana para contener a los ciudadanos enfurecidos contra los jóvenes, pero fueron derribados.
Según criticaron los estudiantes y participantes en la manifestación prodemocrática, les lanzaron botellas de agua y las autoridades “no hicieron nada”. Un joven contó al diario “South China Morning Post” cómo le habían derribado y le habían pegado, y la Policía se había quedado “sin hacer nada”. “Presentaré una denuncia (a los agentes)”, aseguró.
Benny Tai, cofundador de la organización “Occupy Central” –una de las principales en el movimiento– aseguró que se trataron de ataques organizados por el Gobierno de Pekín.
Esta teoría fue ayer compartida por muchos jóvenes en las manifestaciones, que han demostrado un comportamiento pacífico durante estos seis días de movilizaciones.
“Apenas hay suficientes policías para tanta gente descontrolada y no nos están ayudando mientras nos están insultando, acosando, nos han tirado botellas de agua y han tratado de agredirnos”, aseguró Lie Hu, de 24 años. Según Hu, muchos de los ciudadanos antiocupación han llegado a la zona en autobuses fletados desde la frontera con la ciudad china de Shenzhen por “el Gobierno de Pekín, que les ha pagado para estar aquí”. “
Llegaron de la nada, son gente pagada por el Gobierno, no son de aquí, no hablan bien cantonés (el dialecto que se habla en Hong Kong)”, explicó una joven de 26 años llamada Cynthia, integrante del movimiento prodemocrático.
Mientras, el Ejecutivo llamó a la “calma” a ambos bandos y urgió a la gente que apoya el movimiento de protesta a seguir el consejo de la Policía e “irse cuanto antes, por su propia seguridad, con la protección de la Policía”.
La sexta jornada de protestas amaneció con menos integrantes que en días anteriores, horas después de que el jefe del Ejecutivo de Hong Kong, Leung Chun-ying, abriera la vía del diálogo para intentar buscar una solución, aunque se negó a presentar la dimisión que le exigen los manifestantes.
La ruptura del diálogo con el Gobierno deja en la incertidumbre la búsqueda de una solución negociada a las protestas prodemocráticas.

Los estudiantes sufren ataques y rompen el diálogo con el Gobierno de Hong Kong