Novo Mesoiro aglutina la mayor tasa de niños de la ciudad

Cambre es el municipio del área con más colegios quintana
|

No se puede hablar de que la población coruñesa haya crecido al mismo ritmo que otros puntos  del territorio nacional, pero sí es cierto que en la última década la ciudad ha incorporado nichos de población que le han permitido ganar más de 3.600 nuevos vecinos. Desde 2002 el censo municipal se ha elevado desde los 242.458  coruñeses registrados hasta los 246.146 que figuraban en 2012, el último dato cerrado. Las nuevas zonas residenciales, que se unen a otras creadas en la década de los años 90 como Matogrande o Los Rosales, han permitido que la ciudad pueda seguir expandiéndose, no solo en términos de extensión de terreno, sino también a nivel de población. Una población que, según su edad, se distribuye de forma muy diferente a lo largo y ancho de los casi 38 kilómetros cuadrados que tiene A Coruña.

niños y mayores
No es de extrañar que sean, precisamente, los nuevos nichos residenciales los que llamen la atención de la gente más joven a la hora de establecerse. Lo dicen los datos del padrón continuo del INE: hay barrios en los que los niños menores de diez años son uno de los colectivos más numerosos. Es el caso de Novo Me-soiro, y zonas vecinas como Elviña, A Zapateira, Pocomaco, As Rañas, Feáns o el Polígono de Vío. Aquí, en el distrito 9, donde por el carácter residencial del barrio, la gran mayoría de la población se concentra en Novo Mesoiro, casi un 18% de los vecinos tiene menos de diez años. El barrio más “joven” de la ciudad le saca una larga diferencia al que tiene menos niños en sus calles. Este es el distrito 4, compuesto por la zonas de la parte de alta de la avenida de Finisterre, Estación de San Cristóbal, Joaquín Planells, parte de las rondas de Nelle y Outeiro, Os mallos, San Luis, Vioño, avenida de Arteixo y A Sagrada Familia. Aquí, y a pesar de la gran extensión que ocupa, apenas un 6% de los residentes es menor de diez años. En total, la población del distrito llega a los 32.300 vecinos; el tercero más numeroso de toda la ciudad.
Pero la escasez de niños tampoco significa que este sea un barrio con una población muy envejecida. En esto, hay dos distritos que destacan, con más de una cuarta parte de sus vecinos que superan los 65 años. Es el caso de los sectores 1 y 3. El primero, integrado por zonas como la Ciudad Vieja, plaza de España, San Andrés, plaza de Pontevedra, Juana de Vega, plaza de Mina, San Agustín, la Marina o Los Cantones y el Orzán tiene un total de 3.270 vecinos con más de 65 años.
Lo mismo ocurre en Juan Flórez, la parte baja de la avenida de Finisterre, Fernández Latorre, Cuatro Caminos, La Palloza, General Sanjurjo, Ramón y Cajal y parte de la Avenida del Ejército. Aquí, casi 7.000 vecinos sobrepasan esa edad; el 27% de todos los censados. Pero si hay un barrio que destaca en términos absolutos por ambos dos colectivos ese es el correspondiente al distrito 4.
En las viviendas que componen el conjunto formado por Os Castros, Castrillón, segunda fase de Elviña, Monelos, Barrio de las Flores, Matogrande, A Gaiteira, O Birloque, San Cristóbal das Viñas, Someso y parte de Martinete residen  más de 55.200 personas; es decir, casi una cuarta parte de la población total de la ciudad. El segundo espacio más poblado corresponde con las de Riazor y en el Ensanche, así como Labañou, O Portiño y Los Rosales, donde en 2012 había más de 34.000 vecinos censados.
Menos problemas de aglomeraciones tienen en el distrito 10. En los barrios de A Grela, A Silva, O Ventorrillo, A Moura, Cances, Fontenova, Bens, Comeanda, Penamoa, Nostián y San José, apenas hay 8.535 vecinos. A pesar de que ocupa una extensión grande, en su mayoría se corresponde con espacios verdes, no edificados y con suelo industrial, donde perviven varios polígonos.  La oferta residencial es, por tanto, la menos extensa de toda la ciudad. 

Novo Mesoiro aglutina la mayor tasa de niños de la ciudad