La comunidad okupa más grande de A Coruña está en el Agra do Orzán

El edificio, en el que se estima que viven más de 20 personas, no cuenta con agua corriente, lo que provoca olores | quintana
|

Desde hace ya cuatro años, el número 16 de la calle de José Baldomir está ocupado de forma irregular, sin que nadie parezca hacer nada ante los olores y los ruidos constantes que causan molestias entre los residentes. Ruido, gritos, y fiestas intempestivas, además de los problemas higiénicos derivados de 25 personas residiendo en un inmueble donde no hay agua corriente, son los principales elementos que generan estas incomodidades.

En algunos momentos, la tensión ha estallado, como ocurrió hace un año cuando la Policía Nacional acudió poco antes de las tres de la tarde en respuesta a un aviso que se habían producido explosiones y gritos. Los okupas, la mayoría de etnia gitana, aseguraron entonces que habían recibido insultos y amenazas del vecino, que también les había arrojado agua cuando pasan frente a su casa. El vecino en cuestión reconoció el lanzamiento de petardos. Después de que la Policía Nacional abandonara la calle, sin tomar medidas, el cruce de gritos entre los okupas en la acera y el vecino desde su terraza perduró durante bastante tiempo.

Sin embargo, y a pesar de las molestias, lo cierto es que los vecinos no han adoptado una postura conjunta en este caso de ocupación.

Intento fallido

Ricardo Seixas, antiguo presidente de la asociación de vecinos del Agra do Orzán, recuerda que hace un año trató de organizar un encuentro con los residentes de la zona para tratar de adoptar una postura conjunta y decidir cuáles son las medidas que tomarían. Sin embargo, nadie acudió a la reunión, de manera que a día de hoy, los okupas continúan viviendo en el número 16 de José Baldomir sin que nadie los moleste.

Uno de los afectados aseguró en su día que existen vecinos que tienen miedo de las posibles represalias. Por otro lado, los propios okupas siempre se han defendido asegurando que no buscan conflictos con el vecindario, y que cuando celebran una fiesta, y esta resulta ser demasiado ruidosa, siempre se han disculpado Por otro lado, el inmueble lleva más de dos años siendo objeto de polémica. Algunos residentes aseguran que uno de los edificios que se encuentran al lado del número 16, que había sido reformado y que cuenta con garaje, fue abandonado por sus ocupantes precisamente por las molestias que generaban los okupas. l

La comunidad okupa más grande de A Coruña está en el Agra do Orzán