El Gobierno prohibirá las amnistías fiscales y primará una agenda de carácter social

GRAF1964 MADRID, 17/07/2018.- El presidente del gobierno Pedro Sánchez, tras su intervención en el pleno extraordinario para informar de su programa de Gobierno y dar cuenta del Consejo Europeo que se celebró los pasados 28 y 29 de ju
|

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, presentó ayer en el Congreso un programa de gobierno para lo que resta de legislatura que calificó como la “agenda del cambio” y en la que primarán las medidas de carácter social e incluirá iniciativas como la prohibición de nuevas amnistías fiscales.

Sánchez fue detallando cada una de sus medidas en un debate en el que recibió duros reproches del PP y de Ciudadanos, partidos a los que él calificó como “las derechas” queriendo evidenciar su sintonía de actuación (“tanto monta, monta tanto”, dijo) en contra de los intereses de la mayoría de españoles.

Empleo, pensiones y Cataluña
El presidente del Gobierno, que criticó la herencia recibida, identificó tres retos principales: el empleo, las pensiones y Cataluña. Para responder a ellos y con el compromiso de poner “el reloj de la política a la hora de España” sustentó a su vez en cuatro pilares la “agenda del cambio”: consolidación del crecimiento económico y empleo digno, avanzar en igualdad y cohesión social, regenerar la democracia y fortalecer la cohesión territorial, e impulsar la participación de España en el mundo y, en especial, en la construcción europea.
En el desarrollo de esos ejes anunció una serie de medidas para lograr las metas fijadas y, así, anunció la aprobación de un anteproyecto de ley de lucha contra el fraude que incluirá la prohibición de que haya nuevas amnistías fiscales

Renuncia a dar nombres
Un anuncio realizado tras reconocer la imposibilidad de publicar los nombres de los defraudadores acogidos a la amnistía fiscal realizada por el Gobierno de Mariano Rajoy.
Lo que sí aseguró es que no tiene “ni idea” de quiénes fueron los beneficiados por esa amnistía.
En materia fiscal garantizó igualmente que se pedirá un mayor esfuerzo a los grandes conglomerados empresariales y que “en ningún caso” el tipo mínimo del impuesto de sociedades será inferior al 15%.
“Eso se llama justicia social y es lo que va a aprobar y por lo que va a apostar el nuevo Gobierno”, aseguró Sánchez, durante su comparecencia en la que recalcó  que esta revisión no implicará, en todo caso, subidas de impuestos para las pequeñas y medianas empresas, ni tampoco para los autónomos, cuya tributación también dijo que modificará con el fin de que facturen en función de sus ingresos.
También en el ámbito económico y social anunció un plan de choque para frenar el paro juvenil y ratificó la nueva senda de déficit público, que sube hasta el 0,3% el de las comunidades para el año 2019, dos décimas más de lo previsto inicialmente y que supondrá 2.400 millones de euros adicionales para las autonomías.
Excluir la vivienda turística de la ley de arrendamientos de temporada, elevar la prórroga forzosa de los contratos de 
arrendamiento de tres a cinco años y limitar las fianzas adicionales que el arrendatario tiene que prestar para alquilar la vivienda fueron otras medidas expuestas por Sánchez.

Fiscalidad ambiental
Asimismo, Sánchez confirmó que el nuevo sistema fiscal “tendrá en cuenta el impacto de las grandes compañías tecnológicas que no pagan impuesto”, incluirá “figuras tributarias” para “desincentivar prácticas que perjudiquen el medioambiente” y un impuesto finalista al sector financiero para pagar las pensiones.
Así, Sánchez aseguró que esta “figura impositiva finalista” estará “vinculada al sector financiero” y servirá para complementar las cotizaciones, como vía de ingresos a la Seguridad Social, y contribuirá “a sostener el sistema público de pensiones y la dignidad de las jubilaciones de los mayores”.
Este aumento de la presión fiscal fue especialmente criticado por PP y Ciudadanos, que acusaron a Sánchez de querer aumentar los impuestos para poder “disparar” el gasto y de acabar haciendo pagar más a las pymes y a “la clase media y trabajadora”. Por su parte, Sánchez replicó que en caso de no “modernizar el sistema fiscal”, el sostenimiento del Estado del Bienestar sí que lo tendrán que acabar pagando la citada “clase media y trabajadora”.
“Por eso vamos a abrir el debate de si empresas que explotan a sus trabajadores y que hoy, por cierto, son objeto de informaciones en los medios de comunicación, tienen que pagar impuestos en España”, dijo Pedro Sánchez.
En todo caso, dijo que existe un “gran consenso” en los debates comunitarios de hacer tributar a “las compañías digitales” y que el propio Gobierno del PP ya contemplaba hacerlo. l

El Gobierno prohibirá las amnistías fiscales y primará una agenda de carácter social