No será un simulacro

|

El Deportivo y el Athletic Club miden sus fuerzas esta mañana en un duelo marcado por la necesidad de puntuar de ambos para poner tierra de por medio respecto a los puestos de descenso tras un inicio de Liga titubeante por parte de ambos clásicos del fútbol norteño de Primera División.
Con apenas once puntos en doce jornadas, el equipo herculino recibe a un contrincante que solo posee una unidad más en su casillero y que tampoco puede despistarse para no meterse en problemas.
Todavía con el recuerdo en el subconsciente del doloroso 0-1 del pasado curso, con un tanto de bandera de un Raúl García que envió a la enfermería al local Joselu, los deportivistas aspiran a conquistar su cuarta victoria de la temporada, la tercera delante de su fiel afición.
Un éxito que podría dejar la zona roja de la clasificación a siete puntos y que permitiría adelantar a una escuadra europea como la de San Mamés.
Para ello, el entrenador blanquiazul Cristóbal Parralo tendrá que recomponer su rompecabezas, toda vez que no podrá disponer del concurso de Luisinho y Guilherme por sanción, además de otros hombres importantes en sus esquemas como Sidnei o Bakkali por lesión.
Ante esta tesitura, el máximo responsable técnico del Depor apostará por una importante rotación de jugadores: siempre con Rubén Martínez bajo palos, la línea de cuatro defensiva estará compuesta por Albentosa y Schär en el eje central, con el recuperado Juanfran en la derecha y Fernando Navarro en la izquierda. La manija en la medular le corresponderá a Pedro Mosquera, con Borges y Fede Valverde unos metros por delante.
En las bandas formarán de inicio un Fede Cartabia que hasta el momento ha sido de lo mejor del equipo pero que parte con el hándicap de unas molestias que arrastra en las últimas semanas y Adrián López, que reaparece después de dos meses con su hombro ‘tocado’.
En punta de lanza, como siempre, la responsabilidad del gol recaerá en Lucas Pérez, autor de cinco tantos hasta la fecha, cuatro de ellos en el torneo de la regularidad. El atacante de Monelos va pareciéndose cada día más al artillero desequilibrante que hace dos temporadas cerró su cuenta particular con 17 dianas, antes de proyectarse  a un gigante internacional como el Arsenal.
En el banquillo, otra jornada más, aguardará su oportunidad el máximo goleador del pasado curso, Florin Andone, desesperado por la falta de minutos y ansioso por poder demostrar lo mucho que necesita al Deportivo y también lo mucho que el Deportivo lo necesita a él.
Al lado del internacional rumano también comenzarán desde la banqueta otros futbolistas capaces de desequilibrar como Emre Çolak o Carles Gil, que ha adelantado los plazos de su recuperación después de ser intervenido de pubis y ya se encuentra disponible para poner su calidad al servicio del equipo.

El rival, impulsado
El RC Deportivo se topará enfrente este mediodía con un Athletic Club fortalecido en su autoestima después del agónico triunfo 3-2 en la Europa League ante el Hertha de Berlín, que acerca a los de Ziganda a los dieciseisavos.
El ‘Cuco’ está siendo objeto de críticas por no saber sacar el rendimiento idóneo a una plantilla que ha sufrido una baja por larga duración importante como la de Muniain y que tampoco dispondrá de su arquitecto Beñat en la medular.
El míster duda entre Williams y Aduriz para su punta de lanza y podría también dar descanso a otro fijo como Mikel San José.
Un tanto decepcionado por la última derrota en La Rosaleda ante el entonces colista Málaga, el deportivismo arde en deseos de que su equipo sea capaz de reconciliarse con los suyos con un triunfo. En una mañana con simulacro en Riazor, la victoria aliviaría una situación de prealerta. l

No será un simulacro