BETANZOS - La ciudad se entrega sin complejos a su flashback anual a la Edad Media

|

Más de un centenar de puestos artesanales y seis kilómetros de tela; media docena de calles y trescientos estandartes y banderolas; arpilleras, hortensias y “mollos de palla”, y un ir y venir de visitantes que, antes de la apertura oficial de la XVIII Feira Franca Medieval, Betanzos prevé contarse por miles en su balance oficial  del próximo lunes día 14.
Los vecinos trabajan contrarreloj para que, en sólo unas horas, la ciudad se llene de olores y de sabores; de sueños y de alegría, y de locura por la Edad Medieva. Bienvenido, Señor de Andrade. Bienvenidos al siglo XV.
Fernán Pérez se presenta a caballo, seguido de un séquito de lanceros y alabarderos que trata de cubrirle las espaldas frente a una masa agitada y enfurecida que vuelca su ira contra “O Bó”. Betanzos, la Muy Noble, Real y Siempre Leal Ciudad de los Caballeros, regresa a la Edad Media entre el delirio de sus habitantes y el asombro de los  miles de visitantes que, desde hace casi veinte años asisten boquiabiertos al delirio de una ciudad entregada a su pasado, tanto que hasta la corporación parece dispuesta a aparcar diferencias para revivir el esplendor de otras épocas, para rendir el tributo más sincero y localista a Betanzos.
Unos y otros comparten diversión, alegría, mesa, mantel y viandas alrededor de una misma mesa en A Rúa Travesa, O Castro, Pescadería, Roldán, Santiago, Santa María, San Francisco, Azougue, A Porta da Vila, Constitución o Fernán Pérez. “Comamos e bebamos, que quizáis mañá morramos”, proclama el Señor de Andrade.
Tras su intervención, la joven betanceira Guadalupe Martínez Mosquera leyó su pregón desde el balcón de la casa consistorial   y, a continuación, el alcalde García Vázquez, inauguró, de manera oficial, la XVIII Feira Franca Medieval de Betanzos. Hasta el domingo, miles de personas se pasearán por la Edad Media.

BETANZOS - La ciudad se entrega sin complejos a su flashback anual a la Edad Media