Beiras increpa al popular Tellado y acaba expulsado del Parlamento y sancionado durante quince días

|

El portavoz parlamentario de AGE, Xosé Manuel Beiras, fue expulsado ayer del pleno del Parlamento por increpar a su homólogo del PPdeG, Miguel Tellado, en su escaño, tras un acalorado debate sobre el nuevo hospital de Vigo, para el que su grupo parlamentario solicitó su rescate para la Administración pública.
En el transcurso de su intervención ante el hemiciclo, Beiras ya había sido llamado al orden por el presidente de la Cámara, Miguel Santalices, quien le advirtió, durante el turno de palabra del popular Javier Dorado, y ante las palabras del líder de Anova, que “aquí no hay tontos”.
Ya en la réplica, el veterano nacionalista avisó a los populares de que “su derrota es inexorable, con Beiras o sin Beiras”, al asegurar que “la ciudadanía está harta de ustedes”. También proclamó que en el Partido Popular están “corruptos todos” y denunció que es un partido “podrido de abajo a arriba”, en referencia velada a las últimas informaciones conocidas sobre las investigación al PP valenciano.
“Entre todos los echaremos del país”, avisó en el último turno de la defensa de su iniciativa, antes de levantarse para abandonar el hemiciclo, aunque acabó siendo expulsado antes de que eso ocurriese, puesto que, por el camino, se encaró al portavoz del PP. Así, cuando se levantó, se dirigió a Miguel Tellado, cuya mesa golpeó hasta en dos ocasiones, entre insultos y reproches. Fue entonces cuando Santalices le volvió a llamar al orden y decretó su expulsión, así como una suspensión del pleno, que apenas se llegó a materializar, al continuar con el debate de la siguiente iniciativa.
La expulsión le acarreará quince días de suspensión de los derechos parlamentarios, según recoge el Reglamento de la Cámara. Esto supone que no podrá acudir a los plenos, ni comisiones; así como que también serán retiradas las percepciones salariales correspondientes.

otros enfrentamientos
No es la primera vez que Beiras se encara con las bancadas del PP, e incluso había llegado a golpear el escaño del presidente de la Xunta en una sesión de control al gobierno en la que la oposición llevó a la Cámara las fotografías de los años 90 del mandatario con el narcotraficante Marcial Dorado.
Sin embargo, en aquel momento, abril de 2013, la entonces presidenta de la Cámara, Pilar Rojo, no llegó a expulsar al veterano político, que también protagonizó otros rifirrafes con las bancadas populares.
“Lo único que hizo Beiras fue denunciar las irregularidades del Gobierno del señor Feijóo. A los diputados no se nos puede poner una mordaza”, secundó, en la siguiente iniciativa, la diputada del Grupo Mixto Mónica Fernández, quien es militante de Cerna, grupo escindido de Anova, la formación que lidera Beiras. 
También salió en su defensa el diputado de Alternativa Juan Fajardo, quien acusó al presidente del Parlamento gallego de que “coarta la libertad de expresión de diputados”, “si son de AGE, más”. Fajardo decidió emplear buena parte de su turno de palabra durante una iniciativa socialista en mantenerse en silencio en señal de protesta.
Así, transcurridos varios minutos en silencio, Fajardo afirmó que “cuando uno hace un acto de protesta es cuando los diputados del PP atienden”, tras señalar que había tachado de su intervención las expresiones que le hubiesen valido una “segunda y tercera” llamada al orden y su consecuente expulsión.
Por ello, Fajardo le pidió al presidente del Parlamento que le “pase por escrito” lo que “se puede decir o no” en la Cámara, al tiempo que denunció que Santalices busca limitar la “capacidad de indignación”. De hecho, dijo que determinadas conductas si las hace el PP se autorizan, pero “si lo hace AGE no se permiten”.
En este punto, Santalices, defendió que “no se expulsa aquí a nadie por lo que dice, si no por lo hace”. “El señor Beiras no fue expulsado por lo que dijo, sino por lo que hizo”, aseguró.

Beiras increpa al popular Tellado y acaba expulsado del Parlamento y sancionado durante quince días