La seguridad de la Vuelta Ciclista tiene firma y sello gallego

Miembros de la Guardia Civil de Trafico, todos ellos gallegos, al mando del Comandante Jorge Correas, Jefe de Seguridad Vial de la Vuelta Ciclista a España (4i), de A Coruña y del Teniente Solán, 2º Jefe de Seguridad Vial de la V
|

 El tráfico gallego corre su particular etapa en la Vuelta Ciclista a España con un pelotón verde especial de 12 gallegos, los que están entre los 128 agentes de la Guardia Civil que velan por la seguridad y que afrontan el tramo de Galicia como "el reto más complejo" por la dispersión y orografía.

Una delegación de tráfico, un servicio aéreo, una agrupación de reserva, un servicio de automovilismo y de telecomunicaciones, y unas 58 motocicletas.

Todo sirve para que nada ni nadie entorpezca uno de los espectáculos deportivos más seguidos de todo el verano: la Vuelta Ciclista a España, que celebrará las últimas cinco etapas -un total de 723,6 kilómetros- en la Comunidad gallega, para concluir, como todo buen peregrino, en la plaza del Obradoiro.

A poco menos de dos días para que dé comienzo el acontecimiento ciclista en Galicia, aunque la mayoría de los equipos ya descansarán en tierras rosalianas esta noche tras la última etapa en Asturias, el dispositivo policial para la ocasión ya está diseñado, montado y adaptado a esta coyuntura para empezar el miércoles, a las 12.40 horas en Ortigueira, los primeros 190,7 kilómetros.

Anticiparse a los hechos es una de las reglas básicas de este operativo en el que se combina, a partes iguales, "juventud y experiencia", explica a Efe el Comandante y Jefe de la Seguridad Vial de la Vuelta, Jorge Correas, un coruñés destinado en el principado asturiano.

Esta última parada de la 'ciudad rodante', pertrechada para que cualquier tipo de avío no impida que los que la acompañan puedan desarrollar su trabajo de la mejor manera posible y que recorre la península de norte a sur, afronta en Galicia un reto particular, ya que la zona norte de España es la que presenta una mayor red secundaria, con viviendas muy diseminadas, fincas con acceso directo a la vía y una travesía continua.

Por ello, explica Correas, es necesario tener "todo sellado" para que no salga ningún vehículo y "emplearse a fondo" con el objetivo de que la ronda hispana transcurra con total normalidad.

Todo gracias a unos profesionales preparados para cualquier situación a través de una selección exhaustiva que se renueva parcialmente cada año con un máximo de tres.

Más de doce horas continuas de trabajo que empiezan una hora y media antes del pistoletazo de salida de cada etapa. Esa es la rutina de este operativo, que comienza con una reunión para hacer un "briefing" informativo sobre la jornada y poner en común alguna "pega o deficiencia" que se haya podido ver el día anterior, añade el Comandante de la Guardia Civil de Tráfico.

A continuación, cada grupo, dependiendo de su misión dentro del operativo general, conforma su salida y vela por la protección y la estabilidad del colectivo hasta llegar al punto de meta.

Entre ellos otro gallego, Juan Medín, que, con más de 23 años de experiencia a sus espaldas -la mayor parte de ellos en A Coruña-, es el que "más contacto" tiene con los ciclistas, ya que además de abrir la carrera, es el que acompaña al primer escapado para abrirle camino y guiarlo, indica otro 'paisano', el teniente Miguel Soldán, un malpicán (A Coruña) que es el segundo Jefe de Seguridad Vial de la Vuelta y que está destinado en Santiago.

Al día siguiente empieza "la misma dinámica", todo atado para que este 'pelotón verde' de guardianes vele por la seguridad del evento para ciclistas, equipos, organización y, cómo no, el público, evitando cualquier tipo de riesgo que pueda poner en peligro el desarrollo de la prueba, además de minimizar el impacto que la Vuelta puede tener para el resto de la circulación.

"Hay que estar atentos, una vez que se pone en marcha el pelotón no se puede parar", apostilla Soldán, acompañado por el más joven, el treintañero David Míguez, oriundo del municipio coruñés de Corcubión.

Entre toda la serpiente multicolor lo cierto es que los diferentes agentes ya tienen favoritos para alcanzar el tan ansiado y anhelado 'maillot rojo', símbolo que corona al vencedor.

A pesar de que hay varios predilectos -Alberto Contador, Alejandro Valverde, Joaquím 'Purito' Rodríguez o Samuel Rodríguez- lo cierto es que todos tienen un ingrediente en común en su esencia, la nacionalidad española.

Soldán, que muestra a Efe su pasión por esta deporte, añade que le "encanta desde hace muchos años" y que lo practica habitualmente, por lo que participar en este evento "es un lujo" y "un premio" para todos, que además intentan, entre idas y venidas, disfrutar como pueden de un 'relaxing cup' imprescindible para "descansar y desconectar".

Casualidad, azar o una jugada del destino, lo cierto es que esta vuelta ciclista esta sellada y rubricada por doce gallegos que durante un mes comparten, día y noche, experiencias, trabajo y una pasión común: el ciclismo, y que el día 14 colgarán, con tristeza, la bandera verde de tráfico restablecido.

La seguridad de la Vuelta Ciclista tiene firma y sello gallego