Las luces y las sombras del debut del Deportivo

Andone tuvo una noche muy desafortunada ante el Real Madrid | patricia g. fraga
|

El primer partido oficial de la temporada dejó luces y sombras blanquiazules en el césped del Abanca Riazor. Los deportivistas sucumbieron ante un rival que está, evidentemente, a un nivel superior y que, además, llegó más rodado que a otros arranques de curso tras haberse preparado a conciencia este verano para disputar (y ganar) la Supercopa de Europa (ante el Manchester United) y la de Europa (ante el Barcelona). A todo eso se le sumó la noche aciaga de Florin Andone y un error de Rubén Martínez. Ambas circunstancias y el acierto del Real Madrid determinaron el 0-3 en el electrónico de Riazor.

1 Solidaridad, verticalidad y llegada
El Deportivo llevó a la práctica el guion que había trabajado durante la semana. Le dejó el balón al Real Madrid, que lo sobó en los primeros minutos sin que los locales lo pudieran disfrutar. No les importaba. Los de Mel estaban preparados para lanzar contragolpes con la velocidad y brega de Andone, Cartabia y Bakkali.
Así llegó la primera ocasión clara del partido. Surgió de un robo de Schär, un taconazo de Bakkali, un pase en profundidad de Celso Borges y la pelea de Andone, que le robó la cartera a Carvajal antes de obligar a Keylor Navas a estrenar los guantes. Poco después, a pase de Juanfran y tras cogerle la espalda a Ramos, Andone desperdició un mano a mano con el portero costarricense. El rumano tuvo otras tres buenas en el partido: un cabezazo poco antes del descanso, otro en la segunda mitad que sacó Ramos bajo palos y el penalti que ejecutó mal y despejó el portero del Real Madrid cuando el partido moría con el 0-3 a favor de los blancos. El técnico del equipo madrileño admitió tras el partido que Riazor no es un campo fácil y que el Deportivo le hizo ocasiones.

2 Buena construcción
El Deportivo fue capaz de trenzar jugadas en ataque y poner en apuros al Real Madrid. Borges se movió con libertad por delante de Guilherme y Mosquera; Andone, Bakkali y Cartabia dieron profundidad al juego; Juanfran y Schär trataron de mover al equipo desde la retaguardia.
La posesión, no obstante, fue para el Real Madrid, igual que los tantos del partido. La pésima suerte de Andone de cara al gol acompañó al resto de sus compañeros. Guilherme, por ejemplo, envió al larguero un disparo desde el flanco derecho del área ya con 0-3 en el marcador que Bale abrió a los 20 minutos. Después de abrir la lata, el conjunto blanco aprovechó los momentos de duda del Depor para firmar el segundo antes de la media hora y Kroos finiquitó el partido tras el descanso.

3 Rubén alimenta el debate de la portería
Pepe Mel pidió en varias ocasiones en sus comparecencias ante los medios de comunicación que el Deportivo reforzara la portería y la punta del ataque. El viernes dio por hecho por primera vez que el fichaje de un guardameta no se producirá si el club contrata a Lucas Pérez o a otro jugador de ese nivel. Rubén Martínez y Tyton quedaron ‘señalados’, aunque el técnico y la dirección deportiva expresaran su confianza en ambos antes del partido con el Real Madrid.
Llegó el choque, el míster eligió a Rubén (ya lo había anunciado) y los blancos se pusieron por delante prácticamente en la primera ocasión que tuvieron. Modric disparó desde fuera del área, el guardameta de Coristanco no blocó y Benzema recogió el rechazo para convertir en pase un intento de remate y servir el gol en bandeja a Bale.
En el segundo gol, no pudo hacer demasiado el guardameta en un centro de Marcelo que pasó por delante suya, de Schär y de Sidnei antes de que lo rematara a placer Casemiro. Y en el tercero, Kroos se vio beneficiado porque el balón tocó en el central suizo del Deportivo antes de entrar en la portería blanquiazul.
Rubén estuvo mejor en la segunda parte, midiendo los tiempos en sus salidas y también despejando una falta de Marco Asensio, algo centrada, con los puños desplegados.

4 En las áreas, falta de contundencia
Al Deportivo le faltó contundencia donde los partidos se resuelven, en las áreas. En la visitante, las ocasiones marradas por los jugadores de Pepe Mel. En la propia, las oportunidades que concedieron a los de Zinedine Zidane.
El segunda gol es el claro ejemplo. Una jugada con 44 toques del equipo blanco sin que el Deportivo participara en el juego. En los últimos metros, Carvajal cambió el balón de derecha a izquierda y por ahí entró Marcelo, encaró a Juanfran, que no frenó el avance por miedo a hacerle penalti al brasileño y Casemiro remató libre de marca en el segundo palo después de que la zaga fuera incapaz de despejar el centro.

5 Las bajas y el/los que están por venir
El conjunto coruñés afrontó el partido con bajas importantes. No son excusa, porque el Madrid tampoco tenía a Ronaldo, pero Mel quizás habría alineado otro equipo (lo dijo antes del partido). Faltaron Fede Valverde, Emre Çolak y Carles Gil. A ellos se suma el fichaje de un delantero (y un portero) y la falta de ritmo del último fichaje: Adrián López.

Las luces y las sombras del debut del Deportivo