La Xunta quiere aprovechar sus propios edificios para dejar de pagar alquileres

Alberto Núñez Feijóo comparecerá en rolda de prensa para dar conta dos asuntos tratados na reunión do Consello. Na sala de prensa de Consello. foto xoán crespo 10/03/16
|

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, avanzó ayer que el plan de ahorro en alquileres para 2016 y 2017 de la Xunta permitirá reducir un 76 por ciento el gasto y realizar un ahorro anual de más de 5,5 millones de euros, que fomentará que se “aproveche al máximo” el patrimonio inmobiliario propio de la Administración gallega.
En la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta, Feijóo relató que se trata de un “plan ambicioso” que aspira a la política de “alquileres cero” y destacó que la labor realizada en los últimos años ha facilitado que el gasto en alquileres bajase ya un 30 por ciento.
A renglón seguido, concretó que el ahorro de este plan se vincula con el aprovechamiento del patrimonio propio, que se plasmará en la concentración de espacios administrativos, en la unificación de la imagen corporativa de espacios pertenecientes a la Administración, y en la implantación de una gestión integral e unificada de estos.

Proyectos en ciudades
“Se trata, en definitiva, de aprovechar al máximo lo que tenemos, de sacarle el máximo rendimiento al patrimonio inmobiliario de la Xunta y de seguir trabajando por una Administración más útil para los ciudadanos”, remarcó, antes de ratificar que el ahorro en alquileres se invertirá en edificios propiedad de la Xunta.
En este sentido, con la propuesta de aprovechar el antiguo Hospital Xeral de Vigo para las instalaciones judiciales como ejemplo, Feijóo avanzó que el plan actuará en las ciudades donde hay una mayor concentración de servicios públicos. “Vamos a presentar proyectos para Pontevedra, A Coruña, Lugo, Ourense y Santiago, y en Ferrol también estamos estudiando espacios que a medio plazo pueden quedar vacíos”, destacó, aunque evitó concretar el contenido de los planes, a la espera de que lo haga Facenda.

La Xunta quiere aprovechar sus propios edificios para dejar de pagar alquileres