La playa de Oza acogió las pruebas para elegir a los 60 socorristas coruñeses

|

El Ideal Gallego-2011-05-22-006-1392df7fabel peña > a coruña
  La playa de Oza se convirtió ayer en el escenario de las pruebas para socorrista. Cerca de 80 candidatos se esforzaron bajo la mirada del jefe del servicio de Protección Civil y Emergencias, Carlos García Touriñán, para poder ocupar uno de los cerca de 60 puestos de socorrista que este verano vigilarán los arenales coruñeses, en un intento por repetir la racha de temporadas de playa sin incidentes graves que han ido acumulando en los últimos años. “Aunque eso nunca se puede saber –admite Touriñán– y no soy muy amigo de hacer previsiones antes de tiempo”.
Lo que sí se puede hacer es escoger el mejor material humano, así que ayer, durante toda la mañana, los supervisores sometieron a una batería de pruebas a los aspirantes a socorrista. Todos ellos tienen que tener el título apropiado para poder siquiera presentarse, pero ayer se trataba de averiguar si se habían mantenido en forma durante el largo invierno. Tuvieron que correr y nadar, con y sin aletas. “La razón es que muchas veces tienen que recorrer bastante distancia para llegar hasta la víctima, así que necesitan resistencia”, explicaba Touriñán.
Después de introducirse en el agua con y sin pies de pato, tuvieron que hacerlo una tercera vez, en esta ocasión para salvar a un muñeco de morir ahogado. Una vez en tierra, le practicaban la reanimación cardiopulmonar. Era una tarea agotadora pero todos los candidatos estaban en forma y eran muy jóvenes. “La mayoría son estudiantes universitarios -comentaba el jefe del servicio municipal de emergencias– están aquí porque les gusta. Hay algunos veteranos de la campaña pasada, pero Galicia no como Baleares o Canarias: no se puede ser socorrista profesional todo el año”. Sin embargo, la crisis hace que unos pocos más de lo habitual vuelvan a pisar las playas, después de haberse pasado el invierno sin hallar empleo.

El Ideal Gallego-2011-05-22-006-13967acbSin novedades > Con la selección de ayer, Protección Civil dispone ya de los socorristas necesarios para el dispositivo de verano que, según anunció Touriñán, no registrará ninguna novedad con respecto al año pasado. Se pondrá en marcha a mediados de junio y se mantendrá hasta mediados de septiembre en los arenales de As Lapas, San Amaro, Oza y Santa Cristina, y hasta el día 30 en Riazor, Orzán y Matadero.
Habrá puestos de salvamento en todas las playas, incluida la de
Matadero, que se incorporó en 2009 al disponer de más espacio tras el relleno de los arenales. En cada una de las casetas que se coloque, los vigilantes dispondrán de una camilla, un equipo de oxígeno, un glucómetro y otros aparatos de primeros auxilios, además de dos ambulancias y diversas embarcaciones en Riazor y Oza, donde también contarán con un equipo de desfibrilación automática.
Si todo va bien, no habrá que utilizarlos. El año pasado, durante la temporada de verano se registraron dos muertes, pero ninguna fue por ahogamiento, sino por sendos infartos, y Touriñán confía en repetir el éxito: “Creo que es porque las campanas van dando resultado y la gente es más prudente”. El jefe del servicio reconoce que no siempre es fácil atraer la atención del público sobre los mensajes. “Pero no cabe duda de que la prevención es la única manera de reducir el número de víctimas y hay que insistir en ello”.  
Las cifras le dan la razón:  2010 fue un año mucho más tranquilo que el anterior: fue necesario realizar un 54% menos de salvamentos, siendo el total 18, frente a los 33 de 2009. El número de intervenciones fue de 994, lo que ya es una reducción del 9% sobre la campaña anterior, que llegó a las 1.093. Aunque, como reconoció en su día Touriñán, el buen tiempo que fue la tónica dominante durante el estío de 2010 también ayudó.

La playa de Oza acogió las pruebas para elegir a los 60 socorristas coruñeses