Los comerciantes exigen al futuro Gobierno local que retome el clima de diálogo

el ideal gallego-2019-06-04-004-1e3f796c

La Alcaldía estará liderada por una mujer pero cuando todavía no se sabe muy bien las siglas a las que representará y las negociaciones se suceden a puerta cerrada, los dos sectores que más empleo generan en la ciudad –el comercio y la hostelería, que al final son casi lo mismo– ya tienen claras las peticiones que le plantearán a la corporación municipal que se estrene este mes. No son discursos lejanos porque algunas entidades han tenido la oportunidad de reunirse en precampaña con los candidatos y prácticamente todas coinciden en una misma idea: que se recupere el diálogo con las asociaciones y se tengan en cuenta sus ideas y reflexiones en las políticas públicas. 


Las asociaciones disponen de una lista de demandas entre las que están afrontar un importante lavado de cara de la ciudad –pues no se olvidan de que es la que más puntos ha bajado en limpieza en los últimos cuatro años, según un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)–, que se mejore la iluminación y la seguridad del municipio y que se retomen las negociaciones para diversas infraestructuras que quedaron paradas como la estación intermodal, la ampliación de Alfonso Molina o la construcción de un centro de salud en A Falperra.


Como es lógico, al margen de las solicitudes diferenciadas por barrios o áreas comerciales, muchas ideas coinciden pero la máxima prioridad ahora es volver a tender lazos con el Ayuntamiento después de que las relaciones se hayan ido rompiendo en este mandato. 

De hecho, en los últimos meses el sector apenas ha tenido relación con la Concejalía de Empleo y Economía Social –responsable de Comercio– debido a encontronazos porque se les pusiesen trabas para solicitar las subvenciones o para cobrarlas. 


El presidente de la Asociación de Hostelería de A Coruña, Héctor Cañete, afirma que lo único que piden al futuro equipo de Gobierno local es que les atienda. “Después de cuatro años con la Marea no nos ha recibido el alcalde y necesitamos un contacto más fluido y con un interlocutor válido porque en este tiempo no hemos llegado a ningún tipo de acuerdo”, reflexiona. Hasta el famoso “chinchetazo” que se iba a negociar acabó siendo una imposición con cierto malestar entre los empresarios del centro. 

“La primera cosa que podemos pedir es que haya un flujo de información, que nos hagan caso y que podamos hablar con el Ayuntamiento siempre que lo necesitamos porque somos un motor económico muy fuerte en la ciudad”, destaca el presidente de los empresarios de Distrito Mallos, José Salgado. En esa misma línea de que “retorne el diálogo con las asociaciones” se manifiestan en las organizaciones de vecinos y comerciantes de A Falperra, Jaime Suárez, y Monte Alto, José Luis Suárez. 

Para María José González, de Riazor, la futura regidora no debe olvidarse de que “es necesario un mayor acercamiento al sector del comercio y la hostelería”, que de hecho en el mandato ha ido perdiendo fuelle y actividad (en algunas asociaciones) por la desilusión generada. Mientras Abel Caballero de Boulevard de Elviña pide “reuniones periódicas”, desde el grupo de O Castrillón, Eirís y Monelos (Acocem), Mariló Ferández, exige que se valoren las opiniones del sector porque ningún gobierno tiene a alguien tan cercano a la calle como ellos. 

Vales de compra
Lejos de entrar en polémicas, el presidente de la Federación de Comercio de A Coruña, Miguel Agromayor, se limita a decir que “para el comercio hace falta que las calles sean más atractivas, que haya más limpieza, más seguridad, un buen alumbrado y un plan de movilidad”. También insta al Ayuntamiento a hacer sorteos y vales de compra que permitan que la gente con mayores problemas económicos también pueda comprar y se fidelice en las tiendas y bares de barrio. 

Los comerciantes son conscientes de que a ellos les corresponde adaptarse a la nueva fórmula de consumo que buscan los clientes pero, igualmente, a nivel operativo necesitan cierto apoyo del Consistorio para organizar acciones formativas o hacer aportaciones económicas, siguiendo el ejemplo de la Xunta.

Los comerciantes exigen al futuro Gobierno local que retome el clima de diálogo

Te puede interesar