Cuatro funcionarias niegan haber recibido sobornos para facilitar adopciones en Lugo

|

Las cuatro funcionarias que acudieron a declarar ayer a los juzgados de Lugo, en el marco de la denominada operación “Bebé” y en la que se investigan las circunstancias de adopciones de once mujeres en situación de vulnerabilidad, negaron haber recibido presiones ni regalos o cuantías económicas a cambio de lograr que las mujeres se desprendiesen de sus hijos.
Fuentes jurídicas  informaron de que las declaraciones de las cuatro mujeres investigadas que fueron citadas, se extendieron a lo largo de la mañana de la jornada de ayer y, durante sus intervenciones y, ante las preguntas formuladas, negaron haber recibido ninguna compensación.
Hoy está llamada a declarar la entonces madre superiora del hogar Madre Encarnación en los juzgados de Lugo, a partir de las 09.45 horas, junto con otras dos funcionarias.
Los hechos, que se extienden hasta 2011, tienen como protagonistas a once madres en situaciones de vulnerabilidad, malos tratos, problemas económicos o prostitución que sufrieron la retirada de la custodia de sus hijos, algunos de ellos bebés, en contra de su voluntad, según sostienen estas mujeres, y siguiendo trámites supuestamente irregulares.
Entre personas que declararon se encuentran miembros del personal del servicio de menores de la Xunta, trabajadores del hospital de Burela e integrantes del Hogar Madre Encarnación, al que fueron destinados los niños.
En el año 2010, el Juzgado de Instrucción número 3 de Lugo abrió una instrucción a raíz de una denuncia interpuesta por un grupo de abogadas del turno de oficio sobre madres con dificultades y en la que se alertaba de que habían sido obligadas a renunciar a sus bebés y darlos en adopción con presiones y engaños.

relatos de  prostitutas
Además, en el marco de la operación “Carioca”, que se centró en una red de prostitución y corrupción que operaba en Lugo, la jueza Pilar de Lara recabó también relatos de prostitutas que denunciaban este mismo tipo de hechos ocurridos en las mismas instituciones, por lo que dedujo testimonio de este “hallazgo casual” y remitió las declaraciones a la operación “Bebé” por si pudiesen ser de ayuda.
En el extenso sumario de la causa, se recogen los casos de 11 madres que aseguran haber sido víctimas de una red articulada para retirarles la custodia de sus hijos, en su mayor parte niños recién nacidos y “sanos”.

Cuatro funcionarias niegan haber recibido sobornos para facilitar adopciones en Lugo