“Arteixo tuvo un crecimiento urbano e industrial caótico”

El Ideal Gallego-2014-09-16-018-79f88c83
|

Isabel Aguirre es una arquitecta de reconocido prestigio, que en 1997 recibió el Premio Nacional de Arquitectura Manuel de la Dehesa. En la actualidad es miembro del comité de Head Master del ECLAS (European Council Landscape Architecture Schools) y directora de la Escola Galega da Paisaxe, perteneciente a la Fundación Juana de Vega. Entidad que ayer inauguraba el “Workshop Arteixo: Ecocidade”. Un taller en el que contarán con figuras de la relevancia de Salvador Rueda, director de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona, entre otros.

¿Qué es la ecología urbana?
Eso lo respondería mejor Salvador Rueda, pero la idea es que tenemos unos consumos brutales y que deterioran el medio ambiente, tanto en lo atmosférico, ruido, el agua, la energía. Lo que se intenta es transformar la ciudad para que ese deterioro sea lo mínimo y defender la tierra.

¿Por qué Arteixo para este “Workshop”?
De eso soy yo la culpable. Arteixo tiene una situación complicada. Tiene unos problemas gravísimos, tremendos, y al mismo tiempo cuenta con una gran potenciabilidad en el patrimonio, con fantástica arquitectura, con las playas, unas iglesias y sus zonas de paisaje, pero tiene una gran contaminación visual porque tuvo un crecimiento caótico urbano e industrial y la ecología no funciona. La idea es que trabajar en un sitio tan difícil es un reto y contamos con un director excelente.

Entonces, ¿Arteixo tiene salvación. Hay esperanza?
Esperanza siempre hay y aberraciones las hay en todas las ciudades. Lo importante es mirar el futuro con la óptica de la ecología y eso es fundamental.

Afirmaba en 2011, en la firma del convenio entre Juana de Vega y el Ayuntamiento, que Arteixo tenía que trabajar para minimizar el impacto del Puerto Exterior y hacerlo compatible con la calidad de vida ¿Cómo lo haría?
No puedo dar una solución a un problema de una envergadura  enorme y para eso se hace este taller. Y veremos a qué soluciones se llegan .

Han pasado tres años desde la firma de ese convenio ¿Cómo valora esa colaboración?
Estupendamente. Muy bien y contamos que siga esa colaboración. Nosotros estamos abiertos a todos los municipios, a asesorar en lo que necesiten y a hacer cursos. El paisaje urbano es importante porque es donde vive la mayoría de la gente y hay que darle estímulos y soluciones para ofrecer un entorno mejor y más humano.

De los municipios del área, ¿cuál ha crecido mejor desde un punto de vista urbanístico?
Oleiros sin duda. Todos tenemos muchos deberes que hacer. Arteixo tiene una presión industrial muy importante y hay que tener en cuenta que su crecimiento es periférico con A Coruña.

¿Le gustaría añadir algo más?
Solo animar a la gente a que se interesen más por estos temas, porque va en nuestra supervivencia. O defendemos y nos preocupamos por la tierra o no somos. 

“Arteixo tuvo un crecimiento urbano e industrial caótico”