Acnur critica el acuerdo de la UE y advierte de las “deficiencias” en el sistema de asilo turco

Refugees and migrants walk after disembarking from the passenger ferry Blue Star 1 at the port of Piraeus, near Athens, Greece, March 8, 2016. REUTERS/Michalis Karagiannis
|

El director para Europa del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Vincent Cochetel, criticó ayer el acuerdo alcanzado por la Unión Europea y Turquía para frenar la llegada de inmigrantes y refugiados, al tiempo que denunció “las deficiencias del sistema de asilo turco”, que solo acepta a “el 3%” de los solicitantes de asilo de Irak, Irán y Afganistán.
Cochetel dijo que existen “algunas inquietudes” por la medida del acuerdo que supone “reenviar a todo el mundo a Turquía”. “Turquía ha aprobado recientemente leyes que son buenas pero todavía hay deficiencias en el sistema de asilo turco”, resaltó.
El responsable europeo de Acnur insistió en que Turquía tiene una tasa de reconocimiento de refugiados “demasiado baja”, con solo ese 3% en lo que se refiere a aceptar a refugiados “iraquíes, afganos e iraníes”. “Reenviar a personas que no tendrían acceso a la protección supone un cierto número de problemas en relación al Derecho Internacional y el derecho europeo”, afirmó.
Cochetel confía en que el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía venga acompañado de garantías suplementarias cuando sea definitivo. En este sentido, hizo hincapié en que los refugiados devueltos a Turquía tienen derecho a una “revisión de su solicitud” y cree indispensable que las autoridades turcas tengan suficientes traductores para que las personas puedan comunicarse con las fuerzas de la Policía que les detienen cuando regresan.
Hay que recordar que los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea lograron el lunes un principio de acuerdo con el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, para poner en marcha un programa para deportar a Turquía a “todos los inmigrantes” –incluidos los demandantes de asilo sirios–, que lleguen a la UE a través de este país, a cambio de que esta reubique a un número equivalente de refugiados asentados ya en Turquía.
Las dos partes, sin embargo, deberán “trabajar en los detalles” del acuerdo en los próximos días para concretar su contenido de aquí a la próxima cumbre europea –17 y 18 de marzo–.

seis principios
La cumbre de emergencia celebrada el lunes entre la UE y Turquía acordó trabajar sobre la base de seis principios de acuerdo para aliviar la crisis migratoria que se vive en la región, principalmente por el conflicto en Siria. Se calcula que el año pasado año más de un millón de personas entró en la UE ilegalmente por barco, principalmente desde Turquía a Grecia.
Los jefes de Estado o de Gobierno acordaron que son necesarias acciones “decididas” para clausurar las rutas de tráfico ilícito de personas, romper el modelo de negocio de los pasadores de fronteras, y proteger las fronteras exteriores, y acordaron por tanto trabajar sobre los siguientes principios.
En primer lugar, retornar a todos los nuevos migrantes irregulares que pasen de Turquía a las islas griegas, haciéndose la UE cargo de los costes. El segundo punto habla de reasentar, por cada sirio readmitido por Turquía desde Grecia, a otro sirio desde Turquía en los Estados miembros de la UE, en el marco de los compromisos vigentes.
En tercer lugar, acelerar la ejecución de la hoja de ruta para la liberalización de los visados con todos los Estados miembros, con vistas a la eliminación de la exigencia de visado para los ciudadanos turcos a más tardar a finales de junio de 2016.
Asimismo, acordaron agilizar el desembolso de los 3.000 millones de euros inicialmente asignados para garantizar la financiación de un primer conjunto de proyectos antes de finales de marzo y decidir sobre una financiación adicional para el Mecanismo para los refugiados en favor de los sirios.
El quinto punto se refiere a  preparar lo antes posible la decisión relativa a la apertura de nuevos capítulos en las negociaciones de adhesión, basándose en las Conclusiones del Consejo Europeo de octubre de 2015.
Por último, se trabajará con Turquía en cualquier empeño común para mejorar las condiciones humanitarias en el interior de Siria que permita a la población local y a los refugiados vivir en zonas más seguras.

Acnur critica el acuerdo de la UE y advierte de las “deficiencias” en el sistema de asilo turco