Llega la nueva normalidad

Imagen de un entrenamiento del Bayern de Munich, con medidas de seguridad, a mediados de abril; la Bundesliga se prepara para jugar sin público | aec
|

Que el Depor es un club grande se demuestra en Riazor, con su afición, pero también en la capacidad que tiene para asumir la desescalada en el fútbol merced a instalaciones y a profesionales. 

Abegondo es una garantía para trabajar. Hay seguridad, la habrá a cada minuto, protocolos que han sido estudiado en las últimas semanas y los deportivistas están listos para iniciar una nueva realidad.

A finales de esta próxima semana que arranca se verán las primeras carreras en los entrenamientos individuales. El objetivo, además de la seguridad total, es prepararse para once partidos en los que el club se juega la vida. Todavía falta más información que suministra la LIga desde Madrid, pero los clubes se preraran para ya ara comenzar y piensan en competir.Ese es el fin último. Trabajar de la menjo manera posible para encarar la vuelta a la competición. Empieza una ‘historia’ distinta para todos, también a nivel deportivo.

Los profesionales de la preparación física pasarán, más que nunca, a un primer plano esencial. Se habla de esas ‘olas de lesiones pequeñas’ que a veces asolan a los equipos durante unas semanas. Se buscará que el jugador recupere su tono competitivo de la mejor manera pero, por el momento, esta primera semana de trabajo será más de adaptación que de carga física. Poco a poco se irá avanzando hasta llegar al momento de volver a competir. Aunque lo mejor es el ‘día a día’ el club tiene que tener sus planes diseñados, y de hecho los tiene, para cuando llegue el primer partido, ante el Sporting en Riazor.

Hasta la tercera semana de trabajo no se podrá valorar demasiado el futuro del colectivo, pero sí cómo están los futbolistas a nivel personal, tanto en el aspecto físico como en el mental. No hay que olvidar que, como para el resto de profesionales, la vuelta a los trabajos supone –en ciertas circunstancias– una carga de estrés.

Todo será nuevo, al menos al principio, para los futbolistas y profesionales del club desplegados en Abegondo en los primeros días de trabajo.

El fútbol maneja sus fechas de vuelta y espera ‘cumplir’. La semana del 7 al 14 de junio será clave para arrancar las dos ligas, Primera y Segunda. Y se trata de acabar antes de agosto, mes reservado para las competiciones internacionales, que tendrían su colofón en la gran final de la Champions, que se celebraría el día 29 de agosto en Estambul, eso sí, sin público.

Los clubes de las dos ligas españolas planean sus test a partir del martes. Y todo será de manera gradual, muy lento al principio. Siguiendo el modelo de la vuelta al trabajo en la Bundesliga, será dentro de algunos días cuando se tenga toda la información de la plantilla.

Hay que evitar también lesiones innecesarias en esta vuelta al trabajo tan especial porque se necesitarán todos los jugadores para las once jornadas 'de la salvación'.

Llega la nueva normalidad