Barcelona marcha entre las consignas unitarias de paz y críticas a autoridades

|

La manifestación de Barcelona contra los atentados discurrió ayer entre muchos cánticos y pancartas unitarios que pedían paz y condenaban el terrorismo, aunque se mezclaron con muchas otras consignas y carteles con críticas al poder y las autoridades, muchas de ellas presentes entre el medio millón de personas que, según la Guardia Urbana, participaron en la marcha.
La marcha empezó puntualmente y a las 18.40 comenzó el acto de la plaza de Cataluña, una vez la cabecera llegó frente al escenario. Hasta entonces, el grito “No tinc por” –lema de la manifestación– se combinó con acusaciones de complicidad de Estados con el terrorismo, la venta de armas y otros Estados afines a la violencia, según dijeron.
Así, cuerpos de seguridad y de emergencias llevaron la gran pancarta de la cabecera, “No tinc por”. Detrás de los cuerpos de seguridad y de emergencias se situaron las autoridades, y por detrás se pudieron ver una gran pancarta, tan larga como la de la cabecera, y con un mensaje distinto, en catalán: “Vuestras políticas, nuestras muertes” con las efigies del exministro de Defensa Pedro Morenés, el rey de Arabia, Felipe VI y los expresidentes Tony Blair (Reino Unido), George W. Busch (EEUU) y José María Aznar (España). Además, durante la marcha, muchos ciudadanos han ido aplaudiendo al paso de los Mossos d’Esquadra, mientras que han gritado “Fuera” al pasar las autoridades. Ya se oyó mucho ese grito cuando llegó el rey y le recibieron los presidentes del Gobierno y de la Generalitat, Mariano Rajoy y Carles Puigdemont, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

Polémica
Durante la marcha, el senador de Compromís, Carles Mulet, dijo que le provocaba vergüenza a su coalición coincidir con Felipe VI y miembros del Gobierno en la manifestación contra el terrorismo en Barcelona, ya que “mantienen negocios” y vínculos, denuncia, con países que “apoyan el yihadismo”.
En un comunicado, Mulet, integrante de la delegación de Compromís que participó en la manifestación, reclamó al Gobierno y a la Casa Real que se replanteen algunos de los acuerdos comerciales y vínculos con países como Arabia Saudi y con empresas que “no respetan los derechos humanos y alimentan al terrorismo yihadista”.
Mientras, el acto en plaza Cataluña con el que concluyó la masiva manifestación advirtió a los terroristas de que la ciudadanía “no tiene miedo”, clamor repetido varias veces en un manifiesto que recordó a las víctimas y loó la labor de cuerpos de seguridad, servicios de emergencias y colectivos ciudadanos tras el atentado yihadista. Al llegar la cabecera de la concentración al escenario situado se inició el acto final de la marcha, que duró cerca de diez minutos y en el que se escuchó música de Pau Casals y se leyeron textos de Federico García Lorca y Josep Maria de Sagarra, y que concluyó con cánticos de “No tinc por” (No tengo miedo) por parte de los manifestantes.
El acto fue conducido por la actriz Rosa Maria Sardá –quien protagonizó “La Rambla de las floristas”, de Sagarra– y Míriam Hatibi, portavoz de la fundación Ibn Battuta, que leyeron un manifiesto que reiteró el grito “No tenemos miedo”.
“Los que hoy estamos aquí hemos venido para gritar bien fuerte y con una sola voz: ¡No tengo miedo!”, arrancó el manifiesto leído en catalán y castellano en diferentes partes.
Así, el manifiesto dejó claro que Barcelona “no tiene medio de expresar el dolor por las víctimas, el pésame y solidaridad con las familias, los amigos y todas las personas afectadas por este acto tan cobarde”.
“No tenemos miedo de condenar estos crímenes que solo persiguen provocar el terror a través de la muerte y la devastación para intentar romper nuestro modelo de convivencia”.
La lectura resalta que “no conseguirán” dividir a la sociedad porque no está sola. “Somos muchos millones de personas las que rechazamos la violencia y defendemos la convivencia en Manchester y en Nairobi, en París o Bagdad, en Bruselas y Nueva York, en Berlín y Kabul”, señala.
El escenario estaba decorado con flores del Gremio de Floristas de Cataluña, que acompañeron un fondo con el dibujo Barcelona”, con la letra “L” convertida en un gran crespón negro, que realizó el artista Frederic Amat, acompañado del lema de la manifestación “No tinc por” (No tengo miedo), en diferentes idiomas.

Representación gallega
Varios dirigentes gallegos participaron en la marcha, entre ellos el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el alcalde de Vigo y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero; el regidor de A Coruña, Xulio Ferreiro; el de Santiago, Martiño Noriega; y la secretaria xeral de Podemos Galicia, Carmen Santos. Por parte del BNG estuvieron militantes que residen en Cataluña. l

Barcelona marcha entre las consignas unitarias de paz y críticas a autoridades