“Nuestras piernas para poder andar son rockeras”

El grupo despuntó hace dos años con “¿Qué tal?”
|

Con más de 80 bolos y un montón de festivales a las espaldas, Ciclonautas aparcan sus bártulos mañana a las 22.00 horas en Le Club para presentar “Bienvenidos los muertos”, un trabajo pensado para el directo, rocoso y rockero a la vez. En un momento donde todo tiende a suavizarse, incluso el género más sincero, ellos apuestan por hacer justo lo contrario porque “nuestras piernas para poder andar son rockeras”, asegura Alén Ayerdi. Le dan paso a acordes agresivos sin temor a no gustar.
A contracorriente, la banda atiende a su gente que es al final de lo que se trata porque “a veces los grupos se empeñan en hacer música escuchable para todos y no se distingue de las radiofórmulas. Pierden las escencia”.
En eso de echarle suavizante al ritmo, el también batería de Marea solo valora lo aportado por Loquillo: “Es un investigador, que despista a su propia sombra. Ecléctico” y en este sentido, los navarros que despuntaron hace dos años con “Qué tal?” no quieren que disfrute de su música todo el mundo, sino que “lo escuchen los rockeros. Los demás nos da igual”.
Con esa premisa se disponen a no defraudar mañana cuando la sala se quede a oscuras y las guitarras salgan a escena más afiladas que nunca. Después, les tocará saltar a América y pasar la Nochebuena en Rosario para ir a descansar, que ya les es hora. Y es que en todo este tiempo, Alén señala que no han podido asimilar el éxito: “Estamos intentando saborear lo que pasó porque fue tan rápido, nos ha ido muy bien en muy poco tiempo, pero queremos hacer salas y festivales”.
Entre medias, han compartido escenario con Slash y en “Bienvenidos los muertos”, Iñaki “Uoho” Antón ha grabado una pista para ellos después de una primera gira al piano.
Marc Ford, ex guitarrista de The Black Crowes, no solo le añadió otra al pastel, sino que “nos mandó un vídeo tocándola”. Son “grandes músicos”, dice, que quieran ser partícipes y por eso, Alén cree que son “cosas con las que me ha premiado la vida, un regalo”. Dentro de un bloque de temas que hoy sacarán de paseo, “bastante duros y con capas sonoras, pero sin perder el norte”, que les lleva a ser una formación de rock clásico.
Por delante les queda un invierno igual de agreste que su música para meterse en mayo de lleno en el que será su tercero. Para regusto de su público.

“Nuestras piernas para poder andar son rockeras”