Un incendio en la base de un ascensor hace cundir el pánico en una comunidad de vecinos de Juan Flórez

En la intervención participaron efectivos de Cruz Roja y Policía Local, además de los Bomberos | pedro puig
|

El humo, y el terror, invadieron ayer el número 38 de la calle de Juan Flórez, un edificio de más de diez pisos. Un incendio que se declaró en un ascensor a nivel del suelo generó una humareda que se propagó por la escalera. A medida que la alarma cundía, y los vecinos abrían las puertas de sus casas para comprobar lo que estaba ocurriendo, e inhalaban el humo, la situación empeoraba más y más. En vez de quedarse en sus casas, muchos decidieron bajar por las escaleras, aspiraron más humo y sufrieron crisis respiratorias y nerviosas. Una mujer acabó ingresada en el Chuac y fue necesario evacuar a otras nueve.


Erminia Abad, vecina del último piso, explicó el temor que sintió. Eran las nueve y media de la mañana, y apenas había comenzado su rutina matinal cuando llamaron al timbre. “Fui a abrir y el humo entró. No respiraba ni dentro ni fuera. La cosa se puso negra cuando llegó al patio de luces”. La mujer, de avanzada edad, reaccionó cogiendo una toalla mojada. “No podía respirar y fue una hora y media de angustia total, no sabía si tirarme por el patio”. Había puesto toallas también en la puerta pero, aún así, el humo se colaba por una parte de la vivienda.

Afortunadamente, en los 300 metros cuadrados había algunas salas que permanecían libres de humo, y tras atravesar el pasillo de su casa llegó a una de ellas, donde esperó hasta que los bomberos ventilaron toda la vivienda. Una hora después, aún estaba afectada y con los ojos enrojecidos mientras sostenía la toalla que le había salvado la vida. 

Tensión vivida 
El sargento al mando de la dotación afirmó más tarde que, “se vivió tensión, se percibía, porque se les metió humo dentro de las viviendas”. De hecho, se había acumulado más humo dentro de algún piso que en el exterior, bien porque hubieran abierto la puerta o porque se coló a través el patio de luces. “El humo hizo daño”, reconoció, antes de añadir que “todo salió bien”. Eso sí, reconoció que los vecinos no actuaron de la manera correcta al abrir las puertas y bajar por la escalera. La forma más prudente de comportarse habría sido permanecer en sus domicilios a la espera de recibir instrucciones de los servicios de emergencia. Sin embargo, el pánico pudo a muchos. “Nunca pensamos que nos puede pasar a nosotros, pero salió todo bien”, se congratuló el bombero. 

Ese fue el escenario que los servicios de emergencia se encontraron: el tiro de la escalera como una chimenea, con mucho humo en las plantas altas, y mucha gente tratando de evacuar por su propia cuenta. Inmediatamente confinaron en sus viviendas a los que pudieron, porque el humo partía de la planta baja y llenaba todo el edificio, cortaron el suministro eléctrico y comenzaron a evacuar a las víctimas, algunas de las cuales tenían problemas respiratorios. “Fuimos trasladándolos a cuentagotas”.

Corte de circulación 
También colaboraron el 061, Cruz Roja y la Policía Local, que cortó dos carriles de la calle de Juan Flórez para que pudieran operar los Bomberos, dado que no podían entrar en la pequeña plaza debido a los bolardos instalados. Se colocaron extractores portátiles en la puerta para limpiar la atmósfera y prácticamente en hora y media la intervención se dio por acabada. 
También se pusieron en contacto con la empresa de mantenimiento de los ascensores y electricistas para poder poner en marcha los elevadores y poder regresar a la normalidad lo antes posible.

Un incendio en la base de un ascensor hace cundir el pánico en una comunidad de vecinos de Juan Flórez