A doña María ya le salen las cuentas

|

El Ideal Gallego-2011-06-02-014-4cad3c4a 

RECONOCIMIENTO > El parque de Santa Margarita estrena un monolito dedicado    a la matemática coruñesa María Wonenburger, científica de prestigio universal

R.L. > A CORUÑA
  Atención, problema: doña María nació en Oleiros en 1927. A los diez años comenzó a estudiar en el Eusebio da Guarda. En 1945 se trasladó a Madrid para formar parte de la primera promoción de licenciados en Matemáticas. En 1957 se doctoró en Yale. Trabajó en las universidades de Toronto, Buffalo... Fue profesora de algunos de los científicos más destacados, entre ellos los del “Grupo de Lie y desde 1983 vive ya retirada en su ciudad natal.


La pregunta es: qué reconocimiento se merece una mujer de esta talla intelectual. Todos los cálculos coinciden en un mismo resultado. Todo homenaje que se le tribute en vida será poco. Así lo entendió en su día –en el pasado mes de septiembre– la Universidad de A Coruña, que la invistió doctora honoris causa.
Así lo han deducido ahora los Museos Científicos, que ayer promovieron la colocación de un monolito en su honor en el Paseo de la Ciencia, en plenas entrañas del parque de Santa Margarita.  

Emocionada > A sus 84 años y con una lucidez envidiable, María Wonenburger recibió el cariño de todos los presentes y se confesó emocionada por el homenaje.
Después de toda una vida dando vueltas por el globo terráqueo de universidad en universidad, a doña María le salen las cuentas ahora que al fin se le ha reconocido en su tierra.
El monolito destapado ayer cuenta con una placa en la que se resume al mínimo denominador su trayectoria: “Muller pionera, destacada matemática que creou unha importante escola internacional de álgebra”.
Pero con tantos años de trabajo, tantas ecuaciones indescifrables para el común de los mortales y tanto tesón, su verdadero legado queda acuñado al pie del monumento: “Con traballo consíguese todo o que se quere”.

 

A doña María ya le salen las cuentas