Aguirre asegura que sabía que no era la “niña bonita” del PP desde 2008

12/02/2016 Esperanza Aguirre acude a la comisión sobre corrupción de la Asamblea de Madrid. La presidenta del PP en Madrid, Esperanza Aguirre, ha defendido este viernes que los casos de corrupción "no deben quedar impunes" y se ha di
|

La expresidenta del PP de Madrid y portavoz de la formación en el Ayuntamiento, Esperanza Aguirre, afirmó que a ella “por corrupción no le van a imputar”, subrayó que su renuncia a su cargo dentro del partido no es ningún mensaje al presidente en funciones, Mariano Rajoy, y agregó que desde 2008 se dio cuenta de que “no era el ojito derecho” ni tampoco la “niña bonita” de la dirección nacional del PP.
Así lo expuso ayer en una multitudinaria rueda de prensa tras la reunión del Grupo Municipal Popular en relación a los próximos plenos de la semana que viene y donde aeguró que su dimisión como presidenta del PP de Madrid “nada tiene que ver” con su comparecencia del viernes en la comisión sobre la corrupción política en la Asamblea de Madrid ni por la posibilidad de que el PP nacional pudiera plantear una gestora tras los últimos acontecimientos sobre al investigación de la trama Púnica.
Aguirre recalcó que su renuncia se debe a su “responsabilidad política” y que lo decidió el pasado sábado a raíz de las informaciones sobre la trama Púnica y el exsecretario general del PP de Madrid Francisco Granados, que “no están confirmadas” ni “son autos de fe” pero que “están ahí”, unido al hecho de que esté en prisión, pues ella fue la responsable “última” de haberlo nombrado para dicho cargo.
Aguirre destacó que ella puede ser “culpable” de no haberse ocupado de las finanzas del PP ni de haber vigilado más pero ha recordado que existen personas como el tesorero o el gerente que se ocupan de esas labores, enfatizando que ella no tenía “cuenta ni tarjeta” del partido.

Sin preocupación en Galicia
Por su parte, desde Galicia, el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, aseguró, tras ser preguntado acerca de si Mariano Rajoy debería dimitir en vista de los casos de supuesta corrupción que afectan a su partido y tras la renuncia de la dirigente madrileña, que “cada persona sabe lo que tiene que hacer”. “Depende de la situación en la que se encuentre y del conocimiento de cada una de esas circunstancias”, apostilló. 
Así las cosas, aseguró que “respeta” la dimisión de Aguirre y también el “comportamiento” de Rajoy, al tiempo que ha rechazado que en el PP gallego haya “preocupación” específica por una situación que se “ciñe” al PP de Madrid. 
En cuanto a otros casos, como la operación “Zeta” o la implicación de Pablo Crespo, exsecretario de Organización de los populares gallegos en los 90, añadió que tampoco tiene “aparentemente” que ver con el partido que lidera Alberto Núñez Feijóo. “Y si no, lo dirán los tribunales”, zanjó.

Aguirre asegura que sabía que no era la “niña bonita” del PP desde 2008