Las obras de la circunvalación acaban con los “atajos secretos”

|

La Tercera Ronda, que llegará para agilizar el tráfico en la ciudad, avanza a golpe de cierres del mismo. Los problemas generados en As Rañas o San Cristóbal son los más conocidos por el volumen de tráfico que mueve pero las obras en la infraestructura también dejan atajos muy frecuentados por conductores vetados a la circulación. Desde las asociaciones de vecinos instan a que los trabajos se realicen con la mayor rapidez posible para no seguir perjudicando a decenas de ciudadanos.

A Zapateira-Lonzas avanza causando el cierre de caminos muy transitados 

Las obras de adecuación del terreno para la construcción del tramo A Zapateira-As Lonzas de la Tercera Ronda se cobraron ayer un nuevo cierre de un atajo –entre los campus universitarios de Elviña y A Zapateira– utilizado por decenas de vecinos del barrio así como por conductores que buscan la conexión con el tramo ya abierto de la vía en dirección a Alvedro y la A-6.

 

retenciones en el campus

Desde hace unos días los operarios trabajan en cambiar la configuración del tramo superior de la Costa do Castro y los avances de las máquinas este fin de semana obligaron a colocar señales indicativas de Camino Cortado “excepto residentes” en el propio vial secundario. Con este cierre a la circulación se prevén numerosos atascos en la zona de las facultades.

“En verano no se nota tanto pero era una escapatoria durante el curso para evitar autobuses, universidades, tráfico de los colegios: con el corte, en invierno habrá más problemas de retenciones en la zona”, advirtió ayer el presidente de la Asociación de Vecinos de A Zapateira, Juan Sánchez Albornoz.

El representante vecinal considera que era un tramo “muy utilizado”, más si cabe porque la salida provisional de la Tercera Ronda en medio del barrio “satura en días de colegio u horas puntas la carretera principal”, que fue planificada inicialmente para soportar menor tráfico.

Ese perjuicio que cristaliza tanto en el cambio de ruta al trabajo o a casa como en el mayor tiempo por trayecto no es exclusivo de A Zapateira. También los vecinos de Mesoiro y Novo Mesoiro se ven obligados a dar un rodeo cuando llegan desde el campus universitario desde que hace unos meses se cerró el paso por un atajo que desembocaba en la carretera principal, junto a un almacén de Repsol.

“Por ahí venía mucha gente, de la otra forma tenían que ir hasta la rotonda de Espacio Coruña para llegar al barrio o al polígono de Pocomaco”, afirma el vicepresidente de la entidad vecinal de Novo Mesoiro, José Manuel Boquete, que entiende que el corte esté provocando “molestias”. Aunque hay otra posible ruta de escape pasando bajo la vía del tren hacia El Birloque, Boquete cree que en invierno estará impracticable. Por ello, ambos colectivos coinciden en exigir que las obras se “agilicen” lo máximo posible. n

 

Las obras de la circunvalación acaban con los “atajos secretos”