Caballero reivindica el lugar de Galicia, junto a Cataluña y Euskadi, en una España “plurinacional”

Gonzalo Caballero ofrece una rueda de prensa | xoan rey (efe)
|

“Si el consenso constitucional avanza hacia un modelo de Estado plurinacional en el cual existan naciones culturales, Galicia tendrá que estar en el pelotón de salida junto a Cataluña y País Vasco”, aseguró el nuevo líder de los socialistas gallegos, Gonzalo Caballero, desde el convencimiento de que las actuales nacionalidades históricas deben “mantener su especificidad” y estar “en el mismo nivel”.
Con todo, en una entrevista, el recién proclamado secretario xeral del PSdeG matizó que esos eventuales cambios “terminológicos”, si sirven para “solucionar el problema catalán”, no han de reflejar nada más que “un componente cultural”, pues la soberanía debe seguir siendo “compartida” para el conjunto de España.
Además, restó trascendencia a la utilización de ese vocablo, con muchas y “diversas” acepciones, a la vista de que Gregorio Peces-Barba, uno de los siete padres de la Constitución, ya indicó que “el término de nacionalidad histórica podía asimilarse al de nación”.
Dicho esto, juzgó que el debate territorial “no es prioritario” en Galicia. Sí lo son, en cambio, los “problemas económicos y sociales” en los que se centrará.
Al hilo de ello, señaló que la posición de su partido en este tipo de cuestiones permite al PSdeG diferenciarse de “las posiciones nacionalistas o independentistas” en las que “se mueve” el resto de la oposición en Galicia.

Compromiso de izquierdas
“El compromiso de izquierdas más nítido es internacionalista, y está a favor de avanzar hacia sociedades más justas con independencia de las fronteras”, esgrimió, para enfatizar que los socialistas son “la izquierda” y “la alternativa al PP”.
Por eso, aunque apuesta por mantener el “diálogo” con En Marea y BNG, el economista vigués nacido en Ponteareas aboga por “explicar a los ciudadanos qué representa” cada formación.
Su estrategia de oposición, como avanzó, pasará por “recuperar el músculo político perdido en los últimos tiempos”, en los que el PSdeG, conducido por una gestora, vio “desdibujarse” su posición. “Tenemos que trabajar para recuperar una mayoría social de apoyo”, incidió.
El secretario xeral también prevé la puesta en marcha de una fundación que, a modo de “think tank”, nutra de ideas al PSdeG y lo “conecte con los sectores más dinámicos” a nivel “cultural, económico, social y técnico”.
De igual modo, Caballero dio cuenta de que los expresidentes socialistas de la Xunta, Fernando González Laxe y Emilio Pérez Touriño, contribuirán en esta etapa del partido en el “planteamiento de ideas”. A ambos los elevó a la categoría de “referentes” y les agradeció su disposición a colaborar, pero elogió el “papel fundamental” que tuvo Touriño.
Tras recordar la salida “abrupta” y “poco acertada” que se le dio en 2009, cuando la primera mayoría absoluta de Feijóo impidió reeditar el bipartito, reparó en las analogías que presenta la situación actual con la etapa en la que el exmandatario se hizo con las riendas del PSdeG.
También habló el nuevo líder del PSdeG sobre la relación con el alcalde de Vigo, Abel Caballero, su tío y al que ha estado enfrentado políticamente durante años.
Después de incluir a su mano derecha, Carmela Silva, entre los enviados de Galicia al Comité Federal del PSOE –el máximo órgano del partido–, Gonzalo Caballero explicó que su objetivo es “establecer puentes de diálogo y de comodidad” con el regidor.
“Para que su trabajo municipal, que es importante y debe mantenerlo y que sea compatible con la nueva fase del PSdeG”, dijo.

Caballero reivindica el lugar de Galicia, junto a Cataluña y Euskadi, en una España “plurinacional”