Las restricciones complican las opciones de público

Aspecto de la Oficina de Atención al Deportivista, en el día de ayer | quintana
|

Las posibilidades de que el Deportivo pueda contar con público en su duelo ante el Coruxo de este domingo se complican.

A la falta de respuesta por parte de la Xunta de Galicia, que al cierre de esta edición no se había pronunciado sobre la petición del Deportivo, se unen la publicación en el Diario Oficial de Galicia de las actuales restricciones y limitaciones de aforo en el deporte.

Actualmente, se permiten un máximo de 150 personas en recintos al aire libre y en el Abanca Riazor este domingo, contando a los periodistas acreditados, ya se llegaría a ese número. 

Sin respuesta
Estaba previsto que a lo largo de la jornada de ayer el Gobierno gallego se hubiese puesto en contacto el club herculino para transmitirle en cuánto se quedaba mermado el aforo de Riazor para el encuentro con el Coruxo.

Una cifra que también tendrá el que enfrentará al femenino, el Depor Abanca, con el Sevilla en la Primera Iberdrola. El ejemplo más cercano fue el de Pasaron, donde fueron 300 los aficionados del club granate los que pudieron seguir el derbi ante el Celta B, la semana pasada. 

Lete Lasa
Desde la Secretaría Xeral para o Deporte Lete Lasa se pronunció sobre los aforos asegurando que “poderán desenvolverse con público sempre que este permaneza sentado, que non se supere o cincuenta por cento da capacidade permitida da instalación cun límite de 30 persoas para lugares pechados e de 75 persoas se se trata de actividades ao aire libre. 

Non obstante, poderase ampliar o límite indicado ata un máximo de 50 persoas para lugares pechados e 150 persoas se se trata de actividades ao aire libre, logo de autorización da Dirección Xeral de Saúde Pública, atendendo ás concretas medidas organizativas e de seguridade propostas e aos riscos de contaxio”.

El club ya tuvo una experiencia previa con éxito, en el duelo ante el Salamanca UdS de la primera jornada, entonces con 3.000 espectadores, y respetando las medias de seguridad y sanitarias.

Las restricciones complican las opciones de público