Puigdemont reta a Rajoy a aclarar si va a utilizar “la fuerza” en Cataluña

|

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, criticó ayer que el Gobierno central está subiendo el tono de sus declaraciones contra el proceso soberanista y exigió saber si el Estado está dispuesto a utilizar “la fuerza” contra el proceso soberanista.
“Ha llegado la hora de que el Gobierno español diga qué significa estar dispuesto a todo. ¿A utilizar la fuerza?”, expresó en la sesión de control al Govern en el Parlament, aunque aseguró que nada le disuadirá de seguir impulsando el referéndum.
Además, afirmó que la posición contraria del Gobierno central no logrará “ni disuadir ni replantear ni rectificar ni recular” en el camino a la independencia, e interpretó que la estrategia actual del Estado es tratar de criminalizar el movimiento independentista.
Puigdemont entiende que se criminaliza el proceso soberanista para tratar de frenarlo y lo considera impropio de una democracia: “El debate político basado en la criminalización del adversario es el preludio del totalitarismo”.
Puigdemont citó una informe del Síndic de Greuges para asegurar que el Estado tiene un mal sistema democrático, y esto provocó una reacción jocosa desde las bancadas de Ciudadanos y de PP, algo que molestó al presidente: “Cuando se ríen de un informe tan serio es que a ustedes les importa un rábano el sistema democrático. Lo que les importa a ustedes es la fuerza”.
El debate sobre si el Gobierno central criminaliza o no el proceso soberanista catalán lo inició la diputada de la CUP Gabriela Serra, quien lamentó que Rajoy y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se refirieran recientemente a los cupaires como “extremistas”.

“Contrapropaganda”
“La criminalización forma parte de cualquier manual de contrapropaganda para arrinconar los espacios políticos disidentes. Estos discursos sobre enemigos internos se saben como empiezan pero no como acaban”, aseguró.
Puigdemont coincidió con la CUP sobre la criminalización, pero también reivindicó que sus decisiones sobre el referéndum no están sometidas a los cupaires, algo que también afirmó recientemente Rajoy.
“La política que hace el Gobierno no la inspira la CUP”, reivindicó el presidente catalán, que afeó a los anticapitalistas la gran cantidad de veces que han reclamado en las últimas semanas que la Generalitat fije la fecha y la pregunta del referéndum.
Por su parte, el líder del PSC, Miquel Iceta, reclamó al Govern que explique e informe de sus pasos para celebrar el referéndum y consideró que Puigdemont se ha metido en “un callejón sin salida sin calcular las consecuencias”.
También le advirtió de que la Comisión de Venecia no avalará el referéndum unilateral, ya que recordó que la primera condición que fija para la consulta es que esté amparada por la Constitución del país en cuestión. 

Ley en el exterior
Por otra parte, el Parlament aprobó ayer en el pleno la ley de la comunidad catalana en el exterior, que regula las relaciones entre la Generalitat y los catalanes establecidos en el extranjero, gracias a los votos favorables de JxSí, PSC, SíQueEsPot y la CUP, y en contra de Cs y PP. l

Puigdemont reta a Rajoy a aclarar si va a utilizar “la fuerza” en Cataluña