El conseller catalán alega haber hablado con un imputado en las ITV por su cargo

Los consellers de Justicia, Germá Gordó (i), y de Empresa y Empleo, Felip Puig (d), a su llegada a la reunión semanal del gobierno catalán, que se produce en un contexto político muy marcado por los asuntos de corrupci&o
|

El conseller catalán de Justicia, Germà Gordó, ha admitido hoy ante el juez que investiga el caso de las ITV que habló media docena de veces con el ex número dos de la Diputación de Barcelona, el imputado Josep Tous, por su cargo en aquel momento de secretario de Govern.

El conseller de Justicia ha declarado hoy como testigo ante el juez del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) Enric Anglada que investiga una presunta trama que pretendía amañar en su propio beneficio el mapa de estaciones de ITV en Cataluña, un caso por el que está imputado por tráfico de influencias el diputado y ex secretario general de CDC Oriol Pujol.

Gordó ha sido citado, a propuesta de la Fiscalía, para aclarar su relación con la trama, dado que su nombre aparece en conversaciones entre los imputados y porque, según la juez que inició el caso, al parecer tenía conocimiento de las negociaciones que llevó a cabo el ex número dos de la Diputación de Barcelona, al que la Generalitat había nombrado mediador en el sector de las ITV.

Según han informado fuentes judiciales, el conseller ha dejado claro que no conversaba con Oriol Pujol -en esa época secretario general de CDC- sobre el mapa de las ITV, antes incluso que alguien le preguntara, y ha insistido en que nunca tuvo intervención alguna en la reordenación del sector de inspección de vehículos.

De hecho, en presencia del conseller de Justicia, que en aquel tiempo era secretario de Govern, se ha reproducido hoy una conversación que mantuvo en octubre de 2011 con Tous, quien le planteó su plan para revisar de oficio el mapa de adjudicación de ITV que había aprobado el tripartito, una maniobra con la que, según las acusaciones, el imputado pretendía beneficiar a los empresarios de la trama, de los que supuestamente también cobraba.

El conseller ha reconocido que media docena de veces había hablado por teléfono con Josep Tous y había recibido documentación suya relacionada con su trabajo de mediación en el sector de las ITV.

No obstante, Gordó ha enmarcado esas conversaciones en la normalidad, dado que, por su papel de secretario de Govern, él era el encargado de preparar las reuniones del Ejecutivo y los temas que debían abordarse en esos encuentros.

El titular del Departamento de Justicia ha destacado la importancia del papel de Josep Tous como mediador en el sector de la inspección de vehículos dado que no solo era importante para pacificar un ámbito judicializado por litigios cruzados, sino porque estaban pendientes de recuperar un canon que las empresas de ITV debían pagar y que ascendía a millones de euros.

En cualquier caso, ha insistido en que él no llegó a reunirse con Tous, dado que la persona relacionada con el sector de las ITV con la que solía despachar era el ex secretario general del Departamento de Empresa Enric Colet.

A las puertas del Palacio de Justicia, donde Gordó ha declarado, esperaban esta tarde la llegada del conseller un gran número de fotógrafos y cámaras de televisión, así como una veintena de funcionarios de justicia que se han concentrado tras una pancarta en contra de la corrupción y los recortes.

Sin embargo, el conseller ha accedido al edificio por una puerta trasera, con lo que ha evitado encontrarse con los periodistas y con los funcionarios que protestaban.

El TSJC hizo ofrecimiento a Gordó del derecho que tiene a prestar declaración ante el juez en su despacho o la sede del Parlament, dada su condición de diputado catalán, pero el conseller ha comunicado esta misma mañana a la sala que acudiría a declarar al Palacio de Justicia.

El conseller catalán alega haber hablado con un imputado en las ITV por su cargo