Abelardo entona el mea culpa: “El equipo no transmitía lo que quería”

Había firmado hasta 2020 con el equipo gijonés tuero arias
|



Abelardo Fernández explicó que deja de entrenar al Sporting de Gijón porque veía que “el equipo no transmitía” lo que él quería en el campo, por lo que ha preferido priorizar los intereses del club asturiano, en lucha por la permanencia en LaLiga, a los suyos propios, confirmando que no cobrará lo que le resta de contrato.
“Para mí es muy duro. Agradezco a todo el Consejo de Administración, pero sobre todo a Javi (Fernández) —presidente—, por el apoyo que me ha dado. Me han aguantado lo que más no se podía como entrenador y lo agradeceré de por vida. Pero la situación es que no me veo que el equipo transmita lo que yo quiero en el campo, no me veo reflejado en él, y es todo culpa mía”, dijo Abelardo entre lágrimas en rueda de prensa.
De este modo, el ‘Pitu’ habló con su presidente para “llegar a un acuerdo” y que se encargara otro técnico del banquillo gijonés que estuviera en condiciones de luchar por la permanencia. “Siempre he pensado más en el Sporting que en mí”, apuntó.
“Sobre todo he pensado en mi familia, que es la que peor lo ha pasado durante este tiempo. Le doy las gracias a mi hijo y a todos mis jugadores, sin ellos no podría haber estado aquí estos dos años y medio. Gracias a toda la gente que trabaja en el club”, añadió.
Para Abelardo, lo “más fácil” hubiese sido cobrar lo que le restaba de contrato (hasta 2020), pero aseguró que sus “valores como sportinguista” y su “lealtad” a las personas que apostaron por él se lo han impedido. “También lo he hecho en otros equipos, como para no hacerlo en el club que me llamó para arreglar una situación en la que el equipo no estaba bien”, indicó Abelardo.
Además, destacó que no llora “por dejar de ser el entrenador del Sporting”, sino por el “cariño” que le tiene a todos los integrantes de la entidad.
Los dos años y medio que ha permanecido en el banquillo asturiano, en las que apenas pudieron fichar, han sido “envidiables respecto ante otras entidades” para el gijonés. “Hemos sufrido todos. Ha sido una presión terrible, pero me ha reforzado muchísimo. Me han hecho mejor entrenador y persona”, expuso.

Abelardo entona el mea culpa: “El equipo no transmitía lo que quería”