Feijóo aspira a que Galicia preste apoyo logístico a la nueva “ruta de la seda”

Feijóo llega en compañía del vicepresidente de JD.com, Jerome Ma, a las instalaciones de la factoría | román pilipey
|

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, subrayó ayer que Galicia tiene que aprovechar el proyecto de la nueva Ruta de la Seda para “estrechar” las relaciones comerciales con China y situarse como plataforma logística para el sur de Europa.


Durante un encuentro con la Cámara de Comercio para la Importación y Exportación de Maquinaria y Productos Electrónicos de este país, Feijóo trasladó la disposición de la Comunidad de llegar a ser un “enlace más” en los planes de apertura económica de China hacia Europa, incidiendo en que Galicia es una región que, gracias a su situación, cuenta con unas “condiciones excelentes” para el tráfico marítimo.


El presidente gallego dijo que 1.400 kilómetros de costa convierten a Galicia en “el corazón del arco atlántico y en un enclave estratégico para el transporte de mercancías”. “Por eso somos el puerto de Europa”, aseguró, destacando el puerto pesquero de Vigo, el más importante de Europa y donde se encuentra una de las tres zonas francas de toda España; los puertos exteriores de A Coruña y Ferrol, cuyo calado permite, las 24 horas del día, la entrada de buques de gran tonelaje; las terminales portuarias de Marín y Vilagarcía de Arousa; o los 122 puertos pesqueros que acogen la actividad diaria de la flota.

Autopista del mar
“El sistema de autopista del mar tiene, por lo tanto, en Galicia, un puerto de referencia”, dijo Feijóo, añadiendo que esta infraestructura se complementa con una red viaria de casi 5.600 kilómetros, con el tren de alta velocidad y con tres aeropuertos.


En la misma línea, recordó que Galicia está, a día de hoy, entre las siete comunidades españolas que más exportan China y que más importa del país asiático. El pasado año, 477 empresas gallegas exportaron a este país, un 15% más que en 2015.

Seguridad y crecimiento
China, apuntó, es el principal destino en Asia para las exportaciones gallegas y el tercer país del que Galicia más importa, después de Francia y Portugal. Y las tres cuartas partes de las exportaciones a este país, después del textil, son materias primas y productos intermedios de la industria agroalimentaria.


A lo largo de su intervención, Feijóo se refirió a las empresas gallegas como la “mejor credencial” que presentar en este encuentro, recordando que “en medio de una de las peores crisis económicas que vivió la economía mundial”, su capacidad para abrirse paso fuera del mercado doméstico y para encontrar nuevos nichos de negocio, “fue vital”.


“En estos últimos cuatro años, las exportaciones gallegas no solo batieron marcas récord, sino que fueron un factor a tener en cuenta por los principales organismos económicos que llevan tiempo pronosticando un crecimiento positivo de nuestra economía”, dijo Núñez Feijóo.


Durante su intervención, Feijóo se refirió a la Marca Galicia, un “aval de innovación, de calidad y de fiabilidad” que sitúa a la comunidad “en disposición de conquistar tanto mercados extranjeros como inversiones de empresas que apuesten por la mano de obra y por el saber hacer de la industria gallega”.
Por otra parte, las principales empresas agroalimentarias de China quieren aumentar sus importaciones de productos gallegos, en especial de pescado, conservas y lácteos, aseguró ayer el presidente de la Xunta, Alberto Núnez Feijóo.


“Por lo que nos han referido, (las empresas chinas) tienen muchísimo interés en el tema de pescados y de conserva, eso lo tienen identificado”, afirmó Feijóo en Pekín tras su encuentro con Cofco, el mayor proveedor chino de productos agrícolas.


Así, el director general de Coren, Emilio Rial, prevé que esta cooperativa ourensana exporte a China continental a finales de verano, con especial atención a la carne de cerdo.


En una entrevista en la Radio Galega, Rial subrayó que esperan aumentar su presencia en el país asiático con los contactos que realiza en estos momentos la Xunta en Pekín acompañado de directivos gallegos.

Feijóo aspira a que Galicia preste apoyo logístico a la nueva “ruta de la seda”