Los exámenes a las víctimas del avión ruso apuntan a una explosión en el aire

|

Los análisis de los cadáveres recuperados entre los restos del avión ruso que se estrelló el sábado en el Sinaí revelan la posibilidad de una explosión en pleno vuelo, tal como habían apuntado en los últimos días algunas fuentes del equipo de investigación desplazado hasta Egipto.
Un experto forense egipcio explicó que los exámenes de las heridas halladas en las víctimas del siniestro parecen confirmar la teoría de la explosión: “Un gran número de partes indican que se produjo una explosión a bordo del avión antes de que impactase contra el suelo”, afirmó, según la agencia RIA Novosti.
En cambio, un portavoz del Ministerio de Aviación Civil de Egipto, Mohamed Rahmi, aseguró en declaraciones a Reuters que no existen pruebas de que el avión estallase en el aire mientras sobrevolaba el Sinaí.
Sin embargo, Rahmid también confirmó que el avión no envió ninguna alerta y que “los centros de navegación no registraron ninguna comunicación del piloto pidiendo nada”, aclaró este mismo portavoz, que prevé un “largo proceso” de investigaciones hasta averiguar las causas del siniestro del Airbus A-321.
La versión de la explosión en el aire es motivo de debate desde que se produjo el siniestro el pasado sábado, en la medida en que se esgrime como aval de un supuesto atentado que ninguna de las partes parece contemplar para el siniestro del Sinaí.

Satélite
Una fuente de los servicios de Defensa estadounidense aseguraron a la cadena NBC News que los satélites detectaron una fuente de calor en el momento en que se produjo la caída y que esta encajaría con una explosión en pleno vuelo, si bien advirtió de que Estados Unidos no contempla la hipótesis del atentado, toda vez que podría haberse debido a la explosión de algún elemento, como un motor, por ejemplo.
El responsable del Comité Intergubernamental de Aviación de Rusia, Viktor Sorochenko, también aseguró que la “desintegración” del avión se produjo en el aire, lo que explicaría que los fragmentos del aparato se distribuyeran por una “gran zona”.  

“Insinuaciones”
El Kremlin advirtió de que es “inapropiado” establecer vínculos entre la caída del avión y la ofensiva militar rusa en Siria, ya que se trata de “asuntos completamente diferentes”.
El portavoz de la Presidencia de Rusia, Dimitri Peskov, insistió en que no existe la más mínima prueba que vincule la tragedia aérea con actividades terroristas, a pesar de que un grupo afiliado a Estado Islámico se atribuyó el supuesto derribo del Airbus con 224 personas a bordo.
Peskov criticó las “insinuaciones hipotéticas” sobre un posible vínculo entre el siniestro y la operación militar en Siria y recalcó que son “asuntos completamente diferentes”. “No hay ningún elemento que los relacione”, apostilló, según informan las agencias de noticias rusas.

“Control TOtal”
Por su parte, el presidente de Egipto, Abdelfatá al Sisi, habló de “propaganda” al referirse las afirmaciones del grupo yihadista Estado Islámico sobre su responsabilidad en el siniestro.
Provincia del Sinaí, un grupo que juró lealtad al Estado Islámico anteriormente conocido como Ansar Bait al Maqdis, se atribuyó el derribo del avión “en respuesta a los bombardeos rusos que han matado a cientos de musulmanes en territorio sirio”.
“Cuando hay propaganda sobre que (el avión) se estrelló a causa del Estado Islámico, se trata de una vía para dañar la estabilidad y la seguridad de Egipto, así como su imagen”, indicó Al Sisi, informó la cadena británica BBC. “Creedme. La situación en el Sinaí, y especialmente en este área limitada, está bajo nuestro control total. Doy la bienvenida a todos los interesados en el asunto que quieran participar en la investigación”, reiteró. 
En cualquier caso, aunque en un primer momento tanto Rusia como Egipto desechó la hipótesis del atentado, el Kremlin aclaró este lunes que no descarta ninguna tesis y la aerolínea señaló directamente a “actividades externas”.  

Colaboración
En este momento, y después de que Egipto anunciara el fin de las operaciones de búsqueda tras el siniestro aéreo resaltando que se han recuperado un total de 196 cuerpos en el lugar del suceso, diferentes países colaboran en las pesquisas para tratar de esclarecer por qué el vuelo de Kogalymavia cayó a tierra apenas media hora después de despegar desde Sharm el Sheij.  
Rusia prometió hablar “en cuanto las investigaciones comiencen a revelar información, aunque avanzó que no se puede establecer “ninguna fecha específica” para concluir los trabajos. El lunes, el presidente Putin, abogó por seguir investigando hasta estar “completamente seguros” de que ya se saben las causas.

Los exámenes a las víctimas del avión ruso apuntan a una explosión en el aire