Mueren dos pilotos tras el ataque turco a un avión ruso que violó su espacio

|

Moscú confirmó la muerte de dos pilotos a raíz del ataque de Turquía contra uno de los cazas rusos SU-24 que participan en los bombardeos en territorio sirio, de acuerdo con la agencia de noticias RIA Novosti.
Uno de los fallecidos es uno de los dos pilotos a bordo del SU-24 derribado por un caza turco cuando, según la versión de l Gobierno de Ankara, entró en espacio aéreo turco sin permiso e ignorando sus advertencias, aunque el Kremlin sostiene que estaba en territorio de Siria. El otro muerto es un piloto de uno de los dos helicóptero Mi-18 que Rusia envió para intentar rescatar al segundo piloto del SU-24.
El Estado Mayor de la Defensa explicó que uno de los helicópteros recibió disparos desde tierra, lo que le obligó a realizar un aterrizaje de emergencia que le costó la vida.  
El derribo se produjo al norte de Siria, muy cerca de la frontera, según informó la cadena de televisión privada Haberturk, que mostró imágenes del aparato en llamas y –aparentemente– los dos pilotos del aparato saltando en paracaídas.

Calma
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, apeló a “la calma y a rebajar la tensión” después de que Turquía informara a la organizaicón del derribo del avión de combate ruso que violó su espacio aéreo, algo rechazado por Moscú, y dejó claro que la inteligencia de otros países de la OTAN confirmaron la versión de Ankara.
“Estamos apelando ahora a la calma y a rebajar la tensión. Esto es una situación seria”, advirtió el secretario general aliado en rueda de prensa tras la reunión extraordinaria de los embajadores de la OTAN a petición de Ankara para informarles del incidente. “Es una situación que requiere que todos seamos prudentes y que todos contribuyamos a rebajar la tensión”, insistió.
En cuanto a las divergencia de versiones, el noruego señaló que “la evaluación que nos han dado varios aliados durante el día son consistentes con la información que nos ha dado Turquía”. 
Preguntado por si el avión fue derribado desde el aire o con un misil tierra-aire, Stoltenberg rechazó “entrar en detalles”, insistiendo en que la evaluación de varios aliados “son consistentes” con la versión de Ankara.
El secretario general aliado recordó la preocupación expresada por la OTAN con anterioridad por “las implicaciones de las acciones militares de la Federación Rusa cerca de las fronteras de la OTAN” y advirtió de que el nuevo incidente “subraya la importancia de respetar acuerdos para evitar que tales incidentes se repitan en el futuro”, al tiempo que reiteró “la solidaridad con Turquía” de los aliados y su apoyo a “la integridad territorial” del país y avisó de que la OTAN seguirá la evolución de los acontecimientos en su frontera sureste.
Stoltenberg, que también habló del incidente con el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, pidió que Ankara y Moscú mantengan “más contactos, en parte para resolver este incidente concreto”, pero también para “seguir trabajando en el desarrollo y el fortalecimiento de mecanismos” que eviten casos similares “en el futuro”, al tiempo que confirmó que la OTAN no mantuvo “un contacto directo” con Rusia por el incidente.
El secretario general de la OTAN explicó que dentro de la Alianza Atlántica están discutiendo el desarrollo de “medidas” para garantizar “la transparencia, la predictibilidad y la reducción del riesgo” ante la necesidad de “evitar” que “incidentes” o “accidente” de este tipo “se desborden fuera de control”.
Stoltenberg instó a Rusia a centrar sus ataques en Siria contra el Estado Islámico, que es “el enemigo común” tras dejar claro que “la mayor parte de los ataques de Rusia se dirigieron contra objetivos en partes de Siria donde el ISIS no estaba”.
“El enemigo común debe ser el ISIL. Daría la bienvenida a todos los esfuerzos para combatir al ISIL. Es importante que todos nosotros, también Rusia, se guíe por el objetivo ulterior de derrotar al ISIL”, ha subrayado.

Mueren dos pilotos tras el ataque turco a un avión ruso que violó su espacio