Los Sindicatos de Santa Bárbara piden la intervención del ministro para evitar el cierre

pedro morenés pronuncia su discurso durante la pascua militar efe
|

El comité de empresa de la fábrica de armas de A Coruña ha pedido esta mañana la intervención del ministro de Defensa, Pedro Morenés, para evitar el cierre de la factoría anunciado ayer por la multinacional estadounidense General Dynamics.

"Se quieren cargar la industria de defensa terrestre de España", ha declarado el presidente del comité de empresa, Roberto Teixido.

En la jornada de ayer la empresa armamentística Santa Bárbara Sistemas, filial de la multinacional General Dynamics, presentó al Comité Intercentros un plan de reestructuración que prevé reducir en 700 trabajadores su plantilla, integrada por unos 1.600 empleados, y el cierre de la factoría de A Coruña.

La decisión de la multinacional afecta a todas las factorías del Estado ya que los trabajadores que permanezcan en la empresa se verán afectados por un Expediente de Regulación de Empleo hasta 2016.

Por ello, los trabajadores han reclamado la intervención de las distintas administraciones.

"Esto no se puede permitir", ha subrayado Teixido, tras reunirse esta mañana con el alcalde de A Coruña, Carlos Negreira, quien a su vez se reunirá con la Xunta la próxima semana.

El Ayuntamiento está dispuesto a estudiar la ampliación de la fábrica o incluso su posible traslado.

El objetivo, ha señalado Negreira, es que la empresa dé marcha atrás y garantice la continuidad de la empresa, como firmó con los trabajadores en 2010.

Para ello, el primer paso es conseguir que el cierre de la factoría de A Coruña no se ejecute el próximo 14 de marzo y establecer un nuevo plazo de negociación para estudiar otras alternativas.

Mientras los trabajadores mantendrán una reunión con la empresa el próximo jueves y, en caso de no llegar a un acuerdo, estudiarán un calendario de movilizaciones.

El BNG ha pedido ya la comparecencia del ministro de Defensa para que explique si la empresa ha cumplido con las condiciones pactadas con el Gobierno en 2001 cuando se acordó la venta de las instalaciones.

Los Sindicatos de Santa Bárbara piden la intervención del ministro para evitar el cierre