El 95% de la plantilla de Paradores en Galicia secunda la jornada de huelga

Los trabajadores de Paradores iniciaron ayer una huelga en la que exigieron la retirada del plan de la empresa que incluye el cierre de siete hoteles, entre los que están el de Ferrol y Verín, así como el cierre parcial de otros, lo que afectaría al resto de paradores en la comunidad. Ante este panorama, la respuesta de los trabajadores fue contundente. Alrededor del 95% de la plantilla secundó la huelga en Galicia.

En concreto, toda la plantilla del parador de Ferrol secundó, con respaldo político y vecinal, la primera de las dos jornadas de huelga convocadas para los días 7 y 8 de diciembre. El personal del hotel ferrolano, que abrió sus puertas en 1960, se concentró en la puerta del establecimiento,.

Las reservas caen
un 20% durante el puente por resultado de la convocatoria

A la protesta se sumaron delegados sindicales de CCOO, UGT y la CIG, encabezada por su responsable comarcal, Xesús Pintos, o representantes del BNG, PSOE e IU en el Ayuntamiento de Ferrol, además de decenas de familiares de los afectados y ciudadanos que se oponen al cierre de este hotel de 36 habitaciones.

 

Icono turístico

La plantilla celebró una asamblea al aire libre e inició una recogida de firmas contra el cierre del Parador ferrolano, un “hotel emblemático y un icono turístico” de la ciudad, en palabras del alcalde, José Manuel Rey.

El regidor, del PP, también expresó su oposición al cierre del parador y escribió a la presidenta de la empresa, Ángeles Alarcó, para apoyar su viabilidad, que también defendió la diputada de AGE, Yolanda Díaz.

En el caso de Verín, una pancarta en la que se podía leer “Non ó peche do parador”, precedía al personal de Verín y Santo Estevo que se concentró frente a las puertas de los dos centros.

El Pazo de Monterrei, en Verín, construido en 1967, cuenta en la actualidad en plantilla con 15 trabajadores fijos y otros 6 eventuales que se verían afectados por el ERE de la empresa pública, además de suponer el cierre de este emblemático edificio.

En esta primera jornada, el personal realizó una marcha de 2,5 kilómetros por las principales calles de la localidad hasta el Ayuntamiento, donde permanecieron concentrados hasta primera hora de la tarde.

En Vilagarcía los trabajadores del parador nacional del Albariño se reunieron con el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, en Cambados, para pedir su colaboración para evitar la salida de parte del personal.

En este encuentro, Rueda se habría comprometido a realizar gestiones, según Juan Quevedo, miembro del comité de empresa.

En toda España, los sindicatos hablan de un seguimiento por encima del 80%, muy lejos del 12% que estima la empresa, pero ambas partes destacaron el importante descenso del número de reservas esta semana como resultado de la convocatoria.

El 95% de la plantilla de Paradores en Galicia secunda la jornada de huelga

Te puede interesar