El juez Velasco dice que en las mafias hay “malos sin corbata” y también políticos

El Ideal Gallego-2015-11-11-038-f292ff8c_1
|

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco apostó ayer por no limitar la atribución de grupo criminal a “mafias” de “malos sin corbata”, ya que, señaló, “cuatro políticos” o “dos políticos y dos funcionarios” que lleven a cabo, por ejemplo, cohecho o malversación de fondos públicos pueden ser también considerados “organización criminal”.
Velasco, que participó en A Estrada en unas jornadas sobre reformas en materia penal, aseguró que es “uno de los pocos” jueces partidario de esta atribución. “Aunque cada vez tengo más partidarios”, explicó.
En su intervención, el juez lamentó que la interpretación que de esta situación se hace desde el Tribunal Supremo sea tan “limitada”, dado que, en su opinión, en ocasiones se cumplen los requisitos para esta tipificación. 
“Cuando en España se introducen por primera vez los delitos de organización criminal, todo el mundo está pensando en mafias y en malos sin corbata y sin traje; yo estoy pensando en malos que pueden ser alcaldes, políticos, economistas...”.

reparto de papeles
Para que se dé esta circunstancia, apuntó el magistrado de la Audiencia Nacional, tiene que darse el propósito criminal de las acciones, la permanencia en el tiempo y el “reparto de papeles”, algo a lo que pueden llegar “cuatro políticos” inmersos en “delitos de corrupción” y no únicamente “mafias”.
El punto más controvertido de esta tipificación es el que exige que la organización criminal “ataque el orden público” para añadir al “delito acompañante” esta infracción. 
En este ámbito, Velasco pidió a los agentes que reflejen cuando las operaciones para destapar una trama de corrupción “necesitan de cauces policiales y procesales no normales, como escuchas o pinchazos telefónicos”.
“Lo que hace esto es ponérnoslo mucho más difícil y, creo, pone en riesgo el sistema judicial y policial, por lo que habrá otra cosa que penar y ataca el orden público”, sentenció.
En el marco de la operación “Púnica” y en consonancia con su discurso de ayer, Eloy Velasco envió a prisión a finales del pasado año al exsecretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, y al empresario David Marjaliza, atribuyéndoles, entre otros delitos, el de pertenencia a una organización criminal. Velasco analizó los delitos de la corrupción pública y privada en España, un problema “difícil de probar” y que, aun cuando se condena, la pena “no compensa” la “gravedad social” del delito.
Así, Velasco habló del “cohecho”, el delito de “soborno” que se da tanto para el que lo ofrece como para el que lo recibe en el ámbito público y que puede tener un fin concreto, como un regalo para conseguir cierta concesión; o abstracto, por el simple hecho de ocupar un cargo, como “los trajes de Camps”.

El juez Velasco dice que en las mafias hay “malos sin corbata” y también políticos