El sector bancario europeo se muestra dispuesto a financiar sus propios rescates

cop26. copenhague (dinamarca), 30/03/2012.- el presidente del banco central europeo (bce), mario draghi, conversa con jörg asmussen, miembro del comité ejecutivo del bce (izda), durante la reunión informal del eurogrupo que se celebra e
|

El vicepresidente del Banco Central Europeo, Vítor Constancio, aseguró ayer que el sector financiero ya no se opone a financiar sus propios rescates, pese a la resistencia que mostró el año pasado a esta propuesta de la Comisión Europea.

“La industria ha cambiado su posición y ahora es mucho más favorable a la idea –que implica obligar a acreedores y accionistas de las entidades a asumir los costes del rescate–”, señaló Constancio al término de una reunión informal del Ecofin.

Constancio explicó que basa esta afirmación en las reuniones que ha mantenido con el sector, así como en la posición manifestada en el encuentro de ayer por el presidente de la Federación Bancaria Europea, quien “no se mostró hostil” al respecto.

 

Oposición > Las entidades financieras habían protestado en numerosas ocasiones porque consideraban que podía provocar una huida de inversores y que era inasumible introducir este cambio en plena crisis, como pretendía el Ejecutivo comunitario, motivo por el cual Bruselas nunca llegó a concretar en una propuesta legislativa esta iniciativa, planteada por primera vez en octubre de 2010.

Los ministros de Economía y Finanzas de la UE concluyeron ayer una reunión de dos días en Copenhague en un encuentro en el que se avanzó sobre una medida para obligar a la banca a financiar sus propios rescates.

Por otro lado, Alemania y Francia dieron ayer su visto bueno a las medidas españolas de ajuste que incluye el anteproyecto de los Presupuestos de 2012, aprobado el viernes por el Gobierno de Mariano Rajoy.

La intervención más rotunda fue la del ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schauble, quien llegó a decir en clave claramente política: “Hemos visto esta semana una huelga general, pero esta no ha recibido tanto apoyo como para que el Gobierno español dejara de tomar las decisiones correctas”.

Schauble dijo, además, estar convencido de que España va por buen camino y comentó que “confía plenamente” en el Gobierno de Mariano Rajoy.

En términos similares se expresó la canciller alemana, Angela Merkel, al señalar su confianza en la capacidad de España de reducir su déficit fiscal al 3% del PIB en 2013 y cumplir con todos sus compromisos presupuestarios, en declaraciones al diario checo “Lidove Noviny” en Praga.

El otro gran actor europeo, Francia, también certificó ayer su apoyo a los recortes anunciados por el Ejecutivo español y negó que España fuese un problema para la zona del euro.

“Tenemos confianza en el Gobierno español. Hay una verdadera determinación para cumplir los objetivos, en particular de llegar al 3% de déficit”, aseguró el ministro francés de Finanzas, François Baroin.

El primero en abrir la lista de elogios a las medidas españolas fue el ministro de Finanzas sueco, Anders Borg, quien a primera hora de la mañana ya dijo que el nuevo presupuesto español contribuye a reducir la incertidumbre provocada por la crisis financiera. “El Gobierno español ha dado un paso que es muy bueno para toda Europa, porque si la incertidumbre creciera y la gente percibiese que España no va en la dirección correcta, nos llevaría adonde estábamos hace dos meses”, afirmó Borg.

Los apoyos nacionales se sumaron a los de Bruselas y el BCE, que no obstante pidieron más claridad sobre el contenido específico de las medidas, así como acelerar la tramitación del presupuesto.

Por su parte, el primer ministro de Finlandia, Jyrki Katainen, afirmó ayer en Helsinki que la reforma del mercado laboral y las medidas de austeridad adoptadas por Gobierno español son necesarias para que el país supere la crisis económica.

Katainen, líder del partido conservador Kokoomus, descartó en un encuentro con la prensa que España pueda terminar en la misma situación de insolvencia que Grecia, una posibilidad en la que “ni cree ni desea”.

“España tiene muchas posibilidades de superar la crisis gracias al recorte del presupuesto y, sobre todo, a las medidas para reforzar la competitividad que ha adoptado su Gobierno”, señaló tras una rueda de prensa celebrada junto al presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso.

El sector bancario europeo se muestra dispuesto a financiar sus propios rescates