BETANZOS-El consistorio emprende una campaña contra la supresión del partido judicial

El mensaje puede leerse en el panel informativo de la plaza de los Irmáns García Naveira Quintana
|

“Concello de Betanzos: NON á supresión do Partido Xudicial”. Este ha sido el lema elegido por  la administración municipal para la campaña contra la eliminación del Partido Judicial de Betanzos que recoge el anteproyecto de Ley Orgánica del Poder Judicial   impulsada por Alberto Ruíz Gallardón. Un mensaje de rechazo a la medida propuesta que ha lanzado a través del panel informativo situado en la plaza de los Irmáns García Naveira y de las redes sociales, y que ahora pretende trasladar desde la web del Ayuntamiento de Betanzos.
El alcalde, Ramón García Vázquez, mantuvo este martes las primeras conversaciones con otros municipios afectados por la decisión del Gobierno de Madrid con el fin de buscar una postura conjunta, después de que también instase a la Fegamp (Federación Galega de Municipios e Provincias) a tratar este asunto en su última reunión de portavoces, celebrada la semana pasada en Santiago de Compostela.
El gobierno local lamentó en las últimas horas que el vicepresidente autonómico, Alfonso Rueda, anunciase la intención de  la administración gallega de reclamar al Ministerio de Justicia que haya tribunales de instancia en las grandes ciudades y que en esas “reclamaciones obviase al resto de los actuales partidos judiciales”, como el de Betanzos.
Para los responsables municipales, las declaraciones de Rueda han sido toda una sorpresa, pues entienden que “a las primeras de cambio, la Xunta renuncia al actual mapa jurídico de Galicia”. Insisten en que seguirán buscando apoyos para exigir al Ejecutivo de Rajoy que que dé marcha atrás en su empeño por finiquitar la justicia de proximidad y, en este sentido, además de las iniciativas que se presentarán en el Senado y en el Congreso, pretenden sumar el resplafo de la Xunta, a pesar de las palabras de Alfonso Rueda.

BETANZOS-El consistorio emprende una campaña contra la supresión del partido judicial