Asturias y el estadio de Riazor claman contra el cierre de Alcoa

GRAF6279. OVIEDO, 27/10/2018.- Trabajadores de la factoría que Alcoa tiene en Avilés, ataviados con camisetas amarillas con el lema "Alcoa no se cierra", han recorrido hoy a pie, bajo la lluvia y temperaturas invernales, los 30 kilóme
|

Unos 200 trabajadores de la factoría que Alcoa tiene en Avilés, así como algunos que llegaron desde A Coruña, recorrieron ayer a pie, bajo la lluvia y el frío, los 30 kilómetros que separan la instalación industrial de Oviedo para protestar contra el anunciado cierre de la planta y pedir soluciones.
Ataviados con camisetas amarillas con el lema “Alcoa no se cierra”, los empleados de Alcoa, entre los que se encontraban algunos procedentes de A Coruña que decidieron desplazarse a Asturias para unirse a esta marcha, llevaron su protesta por todas las localidades que atraviesa la carretera vieja entre Avilés y la capital asturiana. 
Los empleados, acompañados de otros de empresas auxiliares y algunos familiares fueron recibidos con aplausos y muestras de apoyo en muchas de estas localidades. La marcha de la plantilla partió poco después de las 8.00 horas de San Balandrán y llegó ocho horas después, bajo una fuerte lluvia a la plaza de España en Oviedo, donde se encuentra la Delegación del Gobierno de Asturias. Allí se encontraba también la delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa, con la que se reunieron miembros del comité de empresa, entre ellos, su presidente, Sergio Sobrido, que mostró su satisfacción por la alta participación que despertó esta marcha.
Tras una pancarta en la que se podía leer “No al desmantelamiento de la industria. Por el empleo en Asturias”, los empleados de Alcoa fueron recibidos por familiares y políticos al grito de “Alcoa no se cierra”, que se convirtió en el lema de todas las protestas que se han llevado a cabo. 
De hecho, ese mismo grito se pudo escuchar también durante la tarde en el partido entre el Deportivo y el Reus que se celebró en el estadio de Riazor. Los coruñeses mostraron así una vez más su apoyo a estos trabajadores y, además de los gritos, en alguna zona de las gradas se veían pancartas que ratificaban su rechazo al cierre de la compañía. 
Además, en un partido de veteranos entre el Liceo y el Cerceda que tuvo lugar durante la tarde en los campos de fútbol de la Torre de Hércules, los jugadores locales no dudaron en salir al campo con camisetas en los que se podía leer mensajes en contra del cierre de la multinacional.

Asturias y el estadio de Riazor claman contra el cierre de Alcoa