Díaz asegura que AGE “goza de buena salud” y que su candidatura fue una decisión “colectiva”

El Ideal Gallego-2015-11-18-028-176c5ec6
|

La viceportavoz de AGE y coordinadora nacional de Esquerda Unida, Yolanda Díaz, aseguró ayer que su grupo parlamentario en la Cámara autonómica “goza de muy buena salud”, pese a que su candidatura como número dos de En Marea a las Cortes pueda suponer, en el caso de que entre la siguiente en la lista -que se escindió de Anova con Cerna-, una nueva diputada en el Grupo Mixto.
Además, hizo hincapié en que la decisión de concurrir en las listas de En Marea se debe, fundamentalmente, a que ella se sujeta “a las decisiones colectivas” y a que había que estar “a la altura de las circunstancias”.
La parlamentaria de AGE negó, por otro lado, que ella se “mueva de esa manera”, al ser preguntada por si el de ahora es un camino de ida y vuelta a Madrid, para luego presentarse a las autonómicas. Del mismo modo, rechazó también que vaya a irse a Podemos, como se sugirióen prensa y en viñetas de humor. “No voy a estar en Podemos, voy en un proyecto gallego, En Marea. Si yo quisiera estar en Podemos, ya estaría”, zanjó.
Además, defendió que ella, como voz que ha impulsado construir una marea gallega para las generales, así como para las gallegas, no podía quedarse “ahora en la retaguardia” del proyecto. Se refirió a que en mayo de este año, en el mitin que Marea Atlántica celebró en A Coruña con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ella lanzó esta proclama, la primera vez que se ponía públicamente sobre la mesa la idea de que se lanzase un proceso similar al de las municipales.

Confluencia
Por su parte, Pablo Iglesias celebró los acuerdos alcanzados en Cataluña, Galicia y Comunidad Valenciana para concurrir en candidaturas de confluencia con otras fuerzas mediante acuerdos que, según defendió, “cumplen a rajatabla” el referéndum que Podemos celebró en julio entre sus simpatizantes para definir la estrategia de esta confluencia.

Díaz asegura que AGE “goza de buena salud” y que su candidatura fue una decisión “colectiva”