Los líderes socialistas de España y Portugal fijan una estrategia de unidad en península y en la UE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (i), conversa con el secretario general del PS portugués, António Costa (d), antes de firmar ambos dos documentos en los que se comprometen a reforzar la cooperación ibérica
|

Los líderes socialistas de España, Pedro Sánchez, y de Portugal, António Costa, anunciaron hoy una estrategia de cooperación reforzada a todos los niveles, tanto en el ámbito ibérico como en el de la UE, en caso de vencer las elecciones del próximo otoño en los dos países.

Esa estrategia se plasma en dos documentos, rubricados por ambos tras la reunión que mantuvieron en Lisboa, en los que se comprometen a aumentar la "homogeneización" y eliminar barreras en el mercado ibérico, así como a concertar posiciones comunes en Europa.

Los textos incluyen medidas concretas en materia de educación y cultura, transportes, energía, política externa o cooperación en las regiones transfronterizas.

Se trata, según Pedro Sánchez, de una "cooperación reforzada" a nivel bilateral, y en la construcción y el enfoque del proyecto europeo.

Europa "es la clave, es uno de los lugares donde tenemos que reforzar el trabajo, la tarea común que tendremos los dos nuevos gobiernos socialistas tanto en Portugal como España", dijo el secretario general del PSOE, convencido de su triunfo y del de Costa en las próximas elecciones.

Y a nivel bilateral, esa cooperación reforzada gira en torno a cinco grandes áreas: educación y cultura, política exterior, interconexiones, mercado único ibérico y cooperación transfronteriza.

Para Sánchez, se trata de "un programa ambicioso, valiente" y dirigido a lograr "una recuperación económica justa".

En términos similares, António Costa explicó que la estrategia de los socialistas ibéricos pasa por dar una "respuesta concreta" para reforzar la confianza de los ciudadanos, de la empresas y de Europa, en el su futuro.

Ambos coincidieron al defender la necesidad de profundizar en la integración europea y al citar a otros líderes socialistas, -Felipe González por parte de España y Mario Soares de Portugal-, que fueron los encargados de firmar el Tratado de Adhesión de los dos países a la entonces Comunidad Económica Europea (CEE) hace 30 años.

Ambos dijeron entonces, recordó Sánchez, que con el ingreso de España y Portugal "se abría una nueva era" y ahora "creo que estamos en un momento semejante" porque se abren las puertas "a una nueva era de cooperación entre dos países que tienen siempre garantizado el mejor de los futuros".

Según António Costa, después de "siglos" en los que España y Portugal se dieron la espalda, ahora lo que quieren los dos países es "reforzar la Unión Ibérica".

Y eso pasa, dijo, por acciones concretas, como la eliminación de las tarifas de roaming de comunicaciones y datos, fomentar el intercambio de estudiantes, garantizar la interoperatividad en los peajes, suprimir las tarifas y costes bancarios asociados al uso de tarjetas de crédito y débito en el espacio ibérico o adoptar un registro mercantil común.

Los dos líderes socialistas ya conmemoraron la firma del Tratado de Adhesión el pasado viernes en la reunión del Partido de los Socialistas Europeos celebrada en Budapest.

Sánchez y Costa, líderes de sus formaciones desde el año pasado, se vieron en más ocasiones en los últimos meses.

A principios de diciembre, el dirigente español acudió a Lisboa en el marco de unas conferencias sobre educación y empleo, tras las que mantuvo una reunión personal con su homólogo luso.

Ambos volvieron a coincidir dos meses después en Badajoz, en unas jornadas sobre política transfronteriza entre los dos países ibéricos, y en febrero pasado fue el turno de Costa de viajar a Madrid para acudir a una cumbre del Partido de los Socialistas Europeos.

Los líderes socialistas de España y Portugal fijan una estrategia de unidad en península y en la UE