Urge superar el bache

|

 

El Deportivo necesita despertar del letargo en el que lleva instalado desde hace nueve jornadas. La escuadra blanquiazul, que sumó 26 puntos en los primeros dieciséis partidos de Liga, tan solo ha sido capaz de conseguir seis de los últimos 27 en juego al encadenar ya un total de nueve jornadas consecutivas sin conocer la victoria.
Los blanquiazules, que no vencen un solo partido desde el pasado 19 de diciembre, cuando se impusieron al Eibar en Riazor (2-0) con goles de Lucas y Arribas, además de no haber sumado los tres puntos en sus nueve últimas citas ligueras, tampoco lograron ganar  ninguno de los dos encuentros de los octavos de final de la Copa del Rey, frente al Mirandés, lo que eleva a once el número de encuentros oficiales que los pupilos de Víctor Sánchez del Amo llevan sin conocer la victoria.
Después del triunfo sobre el Eibar, que catapultó al cuadro blanquiazul hasta el sexto puesto de la clasificación, empezó el bache para los coruñeses.
El empate sin goles ante el Getafe detuvo la marcha de los blanquiazules, que posteriormente acumularon dos derrotas consecutivas, frente al Villarreal en Riazor (un encuentro en el que los herculinos fueron superiores y merecieron un triunfo que no consiguieron por culpa del árbitro) y ante el Real Madrid en el Santiago Bernabéu.
A raíz de ahí, la escuadra deportivista encadenó una racha de empates que se prolongó durante cinco jornadas.
Pero la derrota en Cornellà ahonda un poco más en ese bache, del que los coruñeses necesitan salir cuanto antes para no ver complicadas sus opciones de permanencia, pese a que aún mantienen once puntos sobre el descenso.
Una de las razones del bajón blanquiazul es la pérdida de solidez, puesto que el equipo ha encajado quince goles en las nueve últimas jornadas, mientras que en las primeras dieciséis recibió solo un tanto más.
De hecho, desde su triunfo sobre el Eibar, el Depor solo ha sido capaz de dejar su portería a cero contra el Getafe (0-0).
También ha bajado la capacidad realizadora del cuadro coruñés, que en sus primeras dieciséis citas marcó 25 tantos, mientras que en las nueve últimas jornadas ha traspasado las porterías rivales en ocho ocasiones.

Urge superar el bache