Las nuevas generaciones de la “jet” se dejan ver en el concurso hípico

|

El Ideal Gallego-2011-07-30-015-77a655a3

r. l. > a coruña

  Casas Novas volvió a llenar ayer de glamour Arteixo durante la jornada inaugural de la edición de verano del Concurso de Saltos Internacional de A Coruña, en la que los “vips” más jóvenes centraron gran parte de las miradas. En concreto, entre los asistentes al certamen se encontraban un jinete y una amazona con apellidos famosos: José Bono, hijo del presidente del Congreso de los Diputados, y Carolina Aresu, sobrina de Ana Obregón.
Los dos jóvenes no sólo comparten su afición por los caballos. Desde hace tiempo por la red pueden verse comentarios en los que se habla de un posible romance entre Bono y Aresu. Esta última también estuvo acompañada por la hermana de la popular presentadora de televisión, Amalia García Obregón.

Los clásicos > Pero si hay alguien que acapara miradas edición tras edición es la familia Ortega, que ayer acudió puntual a su cita en las instalaciones hípicas de Arteixo. Entre los más buscados, el expresidente de Inditex Amancio Ortega, al que se le pudo ver relajado disfrutando del certamen, después de que el pasado día 19, el fundador de la multinacional le cediese el testigo de la presidencia al hasta ahora consejero delegado y vicepresidente de la compañía, Pablo Isla.
Ortega estuvo acompañado por su esposa, Flora Pérez Marcote, y por su hija Marta Ortega, con la que se fundió en un tierno abrazo después de que ésta se bajase de su caballo.
Otro que no faltó a su cita con Casas Novas fue Cayetano Martínez de Irujo. El hijo de la duquesa de Alba se dejó ver las instalaciones de Arteixo, donde compite desde hace años en el concurso internacional de saltos.

Ambiente > Como en otras ediciones, numerosos coruñeses se desplazaron hasta el complejo hípico para disfrutar de la primera jornada del concurso, que se desarrollará en Casas Novas hasta mañana.
Una de las zonas más concurridas, las casetas de apuestas, de donde todos los beneficios irán a parar directamente a la Cocina Económica.


 

Las nuevas generaciones de la “jet” se dejan ver en el concurso hípico