La Torre de Hércules cerró por mal tiempo más veces en los dos últimos meses de 2019 que en todo 2018

Una pareja de turistas sube caminando hacia la Torre de Hércules | pedro puig
|

La Torre de Hércules tuvo que cerrar durante 29 días durante el año pasado debido a condiciones meteorológicas adversas, la mayor parte de ellos repartidos entre los meses de noviembre y diciembre en los que la ciudad sufrió continuos temporales. En estos dos meses se prohibió el acceso a visitantes más que en todo 2018.

De los 61 días que suman los dos meses del último año el faro permaneció cerrado a los visitantes durante casi un tercio: 18. La Torre de Hércules impide el acceso a los visitantes cuando hay vientos de fuerza 7 o superiores debido al peligro que podría conllevar para las personas la zona abierta en la parte superior del faro.

El año pasado se produjo un incremento en el número de días que permaneció cerrado el monumento durante toda la jornada. Un año antes, en 2018, habían sido 17 las jornadas en las que cerró por completo la Torre, a los que habría que sumar otros seis en los que la prohibición de acceder fue parcial. En 2019, además de los 29 días de cierre total, hubo otros seis con clausura temporal.


18 días
estuvo cerrada la Torre de Hércules durante los meses de noviembre y diciembre 

Así, entre los meses de noviembre y diciembre del año pasado la Torre de Hércules tuvo que cerrar más días que durante todo el ejercicio anterior.

Estos se dividieron a partes iguales entre el penúltimo y el último mes del año, aunque en el caso de noviembre hay que añadirle un cierre temporal que se produjo el día 5.

Esa jornada el faro reabrió a las once de la mañana después de estar cerrada desde el inicio del mes. Mientras, en diciembre hubo dos ocasiones en las que el acceso a la Torre estuvo prohibido a los visitantes.

Durante el resto del año, el mes que más cierres totales registró fue marzo, con cuatro, mientras que en febrero y abril hubo tres en cada uno, pero varios de ellos solo durante unas horas. Julio, agosto y septiembre fueron los únicos meses en los que no se registraron cierres totales ni parciales.

 

Ejercicio anterior

En 2018 la distribución de los días en que la Torre tuvo que cerrar a los visitantes fue bastante diferente y fue el primer trimestre el que concentró el mayor número.

En enero hubo cuatro días en los que no se pudo acceder al faro en ningún momento y otro en el que cerró a las once y media de la mañana. En febrero volvió a sufrir cierres en otros cinco días, en este caso tres de manera total y dos parcial.

Sin embargo la peor parte se la llevó marzo. El cierre del primer trimestre del año se saldó con seis días en los que los visitantes no pudieron acceder a la Torre de Hércules, a los que hay que sumarles otros dos en los que solo funcionó durante media jornada.

Durante el resto del año solo estuvo clausurada de manera total durante tres días en el mes de noviembre además de otros de manera parcial repartidos entre abril y junio.

La Torre de Hércules es uno de los mayores reclamos turísticos de la ciudad y su principal seña de identidad en lo que se refiere a nivel monumental o de espacios simbólicos. Sin embargo, su ubicación y su configuración hace que sea el más castigado también por las condiciones meteorológicas adversas.

A finales del pasado mes de junio cumplió diez años como Patrimonio de la Humanidad y por ello se celebraron diversos actos de conmemoración. Uno de los más destacados fue un videomapping proyectado sobre el propio monumento en el que se recordaban tanto su evolución como la de la ciudad.

Entre sus principales retos para el futuro está la creación de un centro de interpretación y recepción de visitantes que mejore al actual y para ello se valoran diversas opciones en los alrededores de la Torre. Además, el entorno del faro fue declarado recientemente y de manera provisional como Espacio Natural de Interés Local, lo que favorecerá su conversación. Además, está previsto un proyecto de mejora de los elementos de su entorno.

La Torre de Hércules cerró por mal tiempo más veces en los dos últimos meses de 2019 que en todo 2018