El 97 por ciento de los pasajeros que usan Alvedro está en manos de Iberia

|

Se sabía que el grupo Iberia tenía casi un monopolio en Alvedro y ahora las cifras lo demuestran. En solo un año su peso en el aeropuerto coruñés ha aumentando casi un 40% al pasar de mover menos del 60% del pasaje total de la terminal a cerca del 97%. Y el motivo no es que la compañía haya incrementado sus destinos sino que la desaparición de Spanair, y el hecho de que ninguna otra firma haya logrado sustituirla, le ha favorecido hasta el punto de hacerse con prácticamente todos los vuelos desde A Coruña.

En enero de 2012 Iberia solo representaba el 38% de los pasajeros de Alvedro, mientras que el mes pasado llegó al 52%. Si se suma Vueling, que pertenece al mismo grupo empresarial, las cifras son aún más alarmantes al mover juntos a 48.080 personas de las 49.714 registradas en todo el mes pasado.

 

resultados 2012

En cuanto a los datos anuales de 2012, Iberia ha trasladado a casi el 50% de los clientes de Alvedro: 415.213 de los 845.452 con los que se quedó el último año. Contando también a Vueling –que ofrece las rutas a Barcelona, Sevilla y Londres– el monopolio llega hasta el 85% en un ejercicio en el que ha habido varias compañías trabajando desde Alvedro que ya no están.

La primera, la propia Spanair, que representaba un tercio del pasaje. Otra ha sido Easyjet, que venía como sustituta y solo aguantó unos meses –movió 78.202 pasajeros en todo el año– y la tercera Air Nostrum, la filial regional del grupo Iberia, y que en mayo dejó de operar el último destino que le quedaba, Valencia. En todo el año tuvo 7.694 clientes en A Coruña que si se contabilizan también, el peso del grupo en el aeropuerto sigue subiendo.

 

consecuencias

Lo peor del monopolio de Iberia es su repercusión en la oferta. No solo en el precio de los billetes, que es la consecuencia más visible, sino también en el número de rutas. La compañía no tiene que preocuparse en ofrecer mejores servicios, horarios o en aumentar las frecuencias porque, en cualquier caso, sus aviones van prácticamente llenos debido a la escasa oferta que sufre la terminal. Prueba de ello es que volvió a reducir el número de vuelos diarios a la capital estatal este invierno, después de comprometerse a operar más conexiones tras la quiebra de Spanair. Cumplió su promesa en marzo al llegar a los seis enlaces diarios en cada sentido, pero solo unos meses. En noviembre la redujo de nuevo a pesar de que Easyjet ya había anunciado su marcha.

Por todo ello, los efectos de la huelga de esta semana y los paros previstos para los próximos meses harán más daño a Alvedro que al resto de aeropuertos gallegos. No solo porque el número de vuelos cancelados es mayor –solo de Iberia hay cuatro anulaciones diarias, además de las de otras compañías– sino que, en proporción, estas cancelaciones también hacen más daño al dejar a la terminal casi sin actividad.

La escasez de conexiones ha disparado los precios. Volar a Madrid esta semana y regresar cuesta unos 400 euros, y eso en caso de que se logre una plaza porque en determinadas jornadas ya están agotadas.

El 97 por ciento de los pasajeros que usan Alvedro está en manos de Iberia