Pablo Iglesias recurre a la “dulzura” para pedir una coalición de la izquierda

|

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, dejó ayer el tono bronco y duro que caracterizó su primera intervención en el debate de investidura para pedirle en su tono más dulce, pero rozando el sarcasmo, al candidato socialista, Pedro Sánchez, que acepte presidir un gobierno de coalición de PSOE, Podemos, Izquierda Unida y Compromís.
“Señor Sánchez, a veces la discusiones más agrias preceden a los momentos más dulces. Ojalá después de esta noche, el acuerdo al que lleguemos pueda llamarse el acuerdo del beso”, concluyó, haciendo referencia al beso que protagonizó el pasado miércoles con el portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech.
Antes de comenzar a hablar “en serio”, Iglesias también dedicó sus cinco de minutos para referirse a la atracción manifestada en un programa de televisión por la diputada del PP Andrea Levy hacia el parlamentario de Podemos Miguel Vila. “No está entre mis funciones de presidente del grupo controlar la virtud de mis diputados así que si que si quieren conocerse pongo a disposición mi despacho”, bromeó.
La broma le sirvió para lanzarle un mensaje directo al candidato socialista: “Fluye el amor y la pasión en la política española. Pedro, solo quedamos tú y yo”, afirmó, despertando las risas de muchos diputados, pero no la de Sánchez, que acogió la sugerencia con un serio gesto.
Tras su humorística intervención, Iglesias exigió a Sánchez que se replantee la necesidad de explorar la formación de un gobierno progresista de coalición con Podemos, Izquierda Unida y Compromís, una opción que recabaría, a su juicio, el apoyo de las formaciones vascas y catalanas, ”que no son monstruos”, dijo.
Tras el fracaso del candidato socialista aseguró que “ahora toca trabajar por un gobierno de coalición progresista”. De hecho, afirmó que estaba dispuesto a comenzar “esta misma noche” las negociaciones con el PSOE. “Estoy plenamente disponible. No hay ningún problema en que llamemos nosotros o nos llamen, porque se ha demostrado que no se puede nadar y guardar la ropa”, comentó.

Pablo Iglesias recurre a la “dulzura” para pedir una coalición de la izquierda