La lluvia se convierte un día más en la causante de múltiples accidentes

|

La incesante lluvia que cayó durante la jornada de ayer provocó un rosario de accidentes de tráfico. Las incidencias de produjeron desde primera hora de la mañana, cuando un alcance entre dos vehículos en el kilómetro 3 de la autopista AP-9, en dirección entrada a la ciudad, dio lugar a un coche múltiple en el que se vieron afectados otros dos coches.
A consecuencia del accidente, el carril izquierdo quedó inutilizado y la ralentización de la circulación hizo que los accesos a la ciudad se colapsasen. Hasta siete kilómetros de retenciones llegaron a producirse pasadas las nueve de la mañana, en plena hora punta.

otros incidentes
Pero esas retenciones fueron casi una anécdota en comparación con el número de incidentes registrados. Entre ellos, a primera hora, sobre las 08.00, se produjo un atropello en la calle Cruz Roja, en un paso de peatones. Un varón de 47 años, de iniciales F.J.R.P., resultó herido y fue trasladado con pronóstico reservado al Chuac. No fue el único atropello, ya que a las 17.14, en la avenida Gran Canaria con Náutica, también en paso de peatones, un varón de 30 años resultó herido leve y también se lo llevaron al Chuac. Asimismo se produjeron varias salidas de vía, como es habitual los días de lluvia.
Pero sin duda el más destacado, por la reiteración, fue la que se registró en Alfonso Molina, a la altura del edificio Proa. Es el quinto vuelco en un mes en esta misma salida, la de acceso a la carretera que va al polígono de Pocomaco.
Por otra parte, el fuerte viento derribó incluso una farola en la plaza de María Pita. n

La lluvia se convierte un día más en la causante de múltiples accidentes