todavía

Aún no es tiempo de celebraciones

No solo por eso de que las familias se reunieran, sino también por el comercio, y todavía estamos pagando a estas alturas el precio de aquella ocurrencia.