sirve nada

Lamentarnos ahora no sirve de nada

¿Bajamos la mirada, mudos por el horror, y evitamos el tema o clamamos al cielo contra el club por no conseguir que su afición le escuchase, contra el Ayuntamiento por no prever la euforia descontrolada o contra la Policía por no contener lo incontenible?