Rebelo Sousa

Portugal, ahí al lado

Los portugueses premiaron su coherencia personal, su sentido de Estado y su capacidad para dialogar con todas las fuerzas del arco parlamentario siempre “por el bien del país”, como prueba la ejemplar cohabitación en un entente cordial con el gobierno del socialista Antonio Costa.Le llaman cariñosamente “el presidente de los afectos” por su sencillez y cercanía al pueblo.